Saltar al contenido principal

El papa Francisco se reúne con las víctimas chilenas de pederastia por parte del sacerdote Karadima

Juan Cruz, víctima de abuso sexual clerical en Chile habla durante una entrevista antes de su reunión con el Papa Francisco, frente al Vaticano en Roma, Italia. 24 de abril de 2018.
Juan Cruz, víctima de abuso sexual clerical en Chile habla durante una entrevista antes de su reunión con el Papa Francisco, frente al Vaticano en Roma, Italia. 24 de abril de 2018. Alessandro Bianchi / Reuters

Tres víctimas de abusos sexuales cometidos por el sacerdote chileno, Fernando Karadima, se encuentran con el papa Francisco en el Vaticano.

ANUNCIOS

Juan Carlos Cruz, James Hamilton y José André Murillo son los nombres de las tres víctimas de abusos sexuales en Chile que buscan reparación en el Vaticano. Los tres se quedarán en el hotel Santa Marta del Vaticano, como huéspedes invitados por el papa Francisco.

La particular acogida es muestra del cambio de postura del Pontífice, quien en un principio defendió al obispo chileno que habría encubierto los crímenes del sacerdote católico que abusó de las víctimas.

En declaraciones a EFE, Juan Carlos Cruz dijo que espera aportar su “grano de arena para que finalice la cultura del abuso y encubrimiento de los obispos de la Iglesia.” Las víctimas se reunirán con el papa en privado.

Greg Burke, portavoz del Vaticano, dijo a través de un comunicado que el papa ya había iniciado este viernes 27 los encuentros personales “con las víctimas de abusos cometidos en Chile”.

Y agregó que el Pontífice pidió reserva en la información porque su prioridad “es escuchar a las víctimas” y “pedirles perdón”.

El padre Fernando Karadima, en el centro de las acusaciones de abusos sexuales en Chile

Las víctimas afirman haber sido abusadas sexualmente por el padre Fernando Karadima, quien fue hallado culpable de abusos en los años 70 y 80 en una investigación del Vaticano en 2011. El religioso siempre ha negado las acusaciones.

El Vaticano excluyó a Karadima de la vida sacerdotal y le ordenó seguir una vida de oración y penitencia. El prelado había evitado el enjuiciamiento penal porque, según la ley chilena, los delitos habrían precluido.

A comienzos del año, el papa envió al investigador élite del Vaticano, el obispo Charles Scicluna, a investigar y a reunirse con las víctimas. El religioso también indagó sobre el posible encubrimiento por parte del obispo Juan Barros de los presuntos crímenes pederastas de Karadima.

En una encuesta realizada por el centro de estudios Latinobarómetro de Chile, los resultados muestran que el número de chilenos que se consideran católicos cayó del 75% en 1995, al 45% este año en ese país.

Días antes del encuentro, el papa Francisco reconoció haber sido malinformado sobre el caso de Barros y pidió perdón a todas las víctimas de los abusos sexuales.

Con AP, Reuters y EFE

La página no ha sido encontrada

La página ya no existe o no existía en absoluto. Verifique la dirección o use los enlaces a continuación para acceder al contenido solicitado.