Acuerdo ambiental

Costa Rica y Ecuador unen fuerzas para proteger la biodiversidad de las Islas del Pacífico

Fotografía sin fecha, cedida por la Fundación PACÍFICO, que muestra varios tipos de peces que habitan en los mares de Costa Rica y Ecuador.
Fotografía sin fecha, cedida por la Fundación PACÍFICO, que muestra varios tipos de peces que habitan en los mares de Costa Rica y Ecuador. Fundación PACÍFICO / EFE

Los dos países firmaron un convenio de cooperación para la conservación de las especies acuáticas y para fortalecer la conservación de los ecosistemas en los parques nacionales Islas Galápagos (Ecuador) y en la Isla del Coco (Costa Rica).

Anuncios

Costa Rica y Ecuador unieron sus fuerzas para proteger la biodiversidad de la Isla del Coco y de las Islas Galápagos, ubicadas en el Pacífico. Estos territorios insulares son el hábitat de cientos de especies, muchas de ellas en peligro de extinción, por lo que su entorno es considerado de una alta riqueza natural.

Se trata de un convenio entre el Sistema Nacional de Áreas de Conservación de Costa Rica (SINAC), la institución que está a cargo del Parque Nacional Isla del Coco, y el Parque Nacional Galápagos (Ecuador) para trabajar en conjunto en la conservación y protección de los ecosistemas en la zona.

"El convenio Marco de Cooperación permitirá unir esfuerzos para establecer canales y vínculos de asociación mutua para diseñar, desarrollar y ejecutar acciones y proyectos conjuntos en diversos temas, así como fortalecer la gestión y manejo de sus respectivas áreas protegidas", dijo el director del SINAC, Mario Coto.

Dentro de los puntos acordados, las autoridades de ambos países se comprometieron a realizar investigaciones científicas sobre la biodiversidad marina y terrestre, a trabajar en la vigilancia marina-costera, y a controlar y erradicar las especies exóticas. También pactaron la realización de campañas para la restauración de ecosistemas y desarrollo de turismo sostenible, entre otros.

El convenio, fruto de una investigación sobre las rutas migratorias de especies marinas entre las islas

Este convenio se firmó en el marco del final de la expedición científica Galápagos-Cocos que duró 12 días y que fue liderada por la fundación PACÍFICO.

La expedición tuvo como objetivo reunir información sobre los ecosistemas de la Isla del Coco y las Islas Galápagos, con lo que se demostró la importancia ecológica de la zona para varias especies.

La expedición recorrió la Isla de Baltra en Ecuador, la Isla de Darwin en las Islas Galápagos y la Reserva Marina Galápagos. La última parada fue la Isla del Coco, donde también se observó la presencia de aves marinas. En total se recorrieron 2.059 kilómetros.

"Se identificaron varias especies de tiburones y tortugas marinas utilizando la Cordillera de Cocos como una ruta migratoria entre ambas Áreas Marinas Protegidas. Antes, no se había obtenido ni publicado evidencia visual", explicó el director del Parque Nacional Galápagos, Jorge Carrión.

“Pero el verdadero desafío empezó cuando, estando mar adentro, observamos un bulto que se asomaba con esfuerzo en la superficie”, explicó Esteban Herrera, director de Áreas Silvestres Protegidas ACMC, en Costa Rica, e Investigador en la Expedición. Se trataba de una tortuga lora enredada entre 60 kilos de hilo de pescar y varios recipientes de plástico, lo que evidencia la creciente alarma por el aumento de la basura en el Océano Pacífico, que equivale a 1,6 millones de kilómetros cuadrados.

Especies como el delfín nariz de botella y el pez vela, entre las identificadas en la travesía

Durante la expedición se instalaron sistemas de video subacuático con carnada (BRUVS) a profundidades de entre 160 y 900 metros en distintos puntos de la ruta para obtener información, cuantificar la distribución, abundancia y la diversidad de especies.

Entre las 438 horas de grabación registradas entre Galápagos y la Isla del Coco se identificaron especies como el delfín nariz de botella, el pez vela, el pez piloto, el marlín rayado, la tortuga verde, y distintas especies de tiburón como el tiburón de Galápagos, el tiburón martillo, el tiburón zorro y tiburón sedoso, entre otros.

Otras instituciones presentes durante la expedición fueron la organización MigraMar y el Centro de Investigación en Ciencias del Mar y Limnología (CIMAR) de la Universidad de Costa Rica. Se espera que estas entidades faciliten los datos obtenidos para ser publicados por revistas científicas especializadas.

La expedición Galápagos-Cocos se consolida como un punto de partida que exalta la necesidad de la unión entre países y entre los entes administradores de las Áreas Marítimas Protegidas y fomenta el trabajo en equipo en los corredores marinos.

Con EFE y fundación PACÍFICO

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24