Saltar al contenido principal

Picasso para todos y todos para Picasso

La obra "Busto de Mosquetero" de Pablo Picasso fue adquirida por 25.000 personas que pagaron 2 millónes de dólares entre todos.
La obra "Busto de Mosquetero" de Pablo Picasso fue adquirida por 25.000 personas que pagaron 2 millónes de dólares entre todos. Reuters Video

El Museo de Arte Moderno y Contemporáneo de Ginebra, en Suiza, expone hasta octubre la obra “Busto de mosquetero”, adquirida por 25.000 personas que pagaron cerca de 50 dólares por cada una de las 40.000 partes vendidas.

Anuncios

“Me siento orgulloso de ver un Picasso, nunca antes había visto uno”, dijo Jean-Marc Saredi, uno de los compradores de la obra “Busto de Mosquetero” (58 x 28,5 cm), pintada por el artista español, Pablo Picasso, en 1968.

Jean-Marc no es un coleccionista de arte, tampoco conoce muy bien el trabajo de Picasso, sin embargo, esto no le impidió ser ahora uno de los dueños de un cuadro que tiene 25.000 propietarios.

La plataforma suiza de venta en línea Qoqa, puso en venta el cuadro, cuyo valor se estimó en 2 millones de dólares. Un precio pequeño en una subasta pública, pero exorbitante para una persona como Jean-Marc.

La democratización del arte a través de las ventas en línea

Cuando el equipo de Qoqa publicó el anuncio para la venta de “Busto de mosquetero” en diciembre de 2017, la obra fue adquirida por 25.000 personas en tan solo tres días.

¿Por qué una plataforma que vende cerveza, ropa y comida estaría interesada en vender arte? Seguramente puede ser una estrategia de marketing para dar a conocer la empresa. Y en un principio así fue. Sin embargo, Pascal Meyer, fundador de Qoqa, contó a la agencia de noticias AFP que su idea era también democratizar el mundo del arte que muchas veces se presenta como un lugar “cerrado y oscuro”.

Luego de un trabajo de verificación y autenticidad de la obra, Meyer la puso en venta en su página, sin imaginarse que en menos de 72 horas sería adquirida por tantas personas.

Ahora, con tantos dueños de “Busto de mosquetero”, todos se tendrán que poner de acuerdo cada vez que quieran exponer el cuadro. La primera institución escogida fue el Museo de Arte Moderno y Contemporáneo (MAMCO) de Ginebra, en Suiza.

Lionel Bovier, director del museo helvético, le dijo a AFP que liarse a este proyecto significa abrir más las puertas a los visitantes: "Para nosotros, el interés principal reside en una forma de desarrollo de público, es decir, de tomar contacto, de dirigirnos a ese público que se ha convertido en propietario colectivamente del cuadro".

Cada persona que pagó para poseer una pequeña parte de la obra, adquirió además una tarjeta con la impresión de la pintura. Así que, cuando van a ver su adquisición al MAMCO, pasan la tarjeta a través de un sistema electrónico que les permitirá ver su nombre proyectado junto al cuadro, y el mensaje: “gracias por hacerlo posible”.

El arte como un bien de interés común en el mundo de la propiedad privada

Ninguno de los nuevos propietarios de “Busto de mosquetero” podrá colgar su cuadro en la sala de su casa. El proyecto comunitario iniciado por Qoqa pretende que el arte sea de todos y para todos.

No es que las personas no puedan tener acceso al arte, pues, éste siempre está ahí, en los museos, las galerías, las ferias. A lo que no pueden tener acceso algunas personas es al hecho de “poseer”, de “ser dueños” cuando el arte se transforma y deja de ser un producto artístico para convertirse en una inversión.

“Busto de mosquetero” no se libró de este juego monetario, sin embargo, el hecho de que ahora pertenezca a 25.000 personas cambia la noción de pertenencia e invita al público a ver a Picasso de otra forma.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.