En Irak los kurdos, divididos, pueden perder fuerza en el Parlamento

Anuncios

Erbil (Irak) (AFP)

Afectados por las divisiones, los kurdos iraquíes pueden perder unos diez escaños en las elecciones generales del 12 de mayo, lo que reduciría su capacidad de velar por los intereses de su comunidad.

Podrían pagar las consecuencias funestas del referéndum de independencia de septiembre, organizado pese a la oposición del poder central en Bagdad.

El referéndum causó pérdidas territoriales importantes para los kurdos, pues en respuesta las fuerzas iraquíes reconquistaron la rica provincia petrolera de Kirkuk, y otros territorios que los primeros controlaban de facto aunque estaban por fuera de los límites oficiales de su región.

Hoy, en la región autónoma, los dos grandes partidos tradicionales tratan de movilizar a los electores, desmoralizados por la derrota que siguió al referéndum en el que el sí ganó ampliamente.

En Erbil, su bastión, el Partido Democrático del Kurdistán (PDK), de Masud Barzani, iniciador del referéndum, hizo campaña por la defensa de los intereses kurdos en el Parlamento de Bagdad.

- "Proteger el futuro" -

Sus afiches proclaman: "Seamos fuertemente representados en Bagdad para defender nuestro referéndum".

En la ciudad vecina, en Suleimaniyé, su rival la Unión Patriótica del Kurdistán (fundada por Jalal Talabani, muerto el año pasado) insiste también en la necesidad de ir a votar: "Su voto protege el futuro del Kurdistán", "Votemos por un futuro sólido a favor del derecho a la autodeterminación".

Pero ambas formaciones, que dominaron la vida política durante medio siglo, están tensas y sus rivales, Goran y la Nueva generación, los acusan de todos los males.

El PDK fustiga la "traición" de la UPK y las "divisiones". "Pensamos que Kirkuk fue ocupada (por las fuerzas de Bagdad) debido a la traición de algunos miembros del UPK. Y para estas elecciones nunca tuvimos respuesta cuando propusimos una lista kurda unida en todo el país", asegura a la AFP Khosro Kuran, un dirigente del PDK.

Por el contrario, responde Saadi Bireh, miembro de la Oficina política del UPK, la situación actual es a causa del partido rival. "Lo que dicen algunos dirigentes del PDK refleja su indecencia política, pues en vez de considerarnos adversarios, nos ven como enemigos", señala.

Según él, el PDK decidió ir solo en las tres provincias del Kurdistán y boicotear la votación en Kirkuk tras el rechazo de varias listas para hacer alianza con ese partido en las "zonas disputadas".

El resultado son 77 listas y 503 candidatos para 46 escaños en las provincias de Erbil, Suleimaniyé y Dohuk, oficialmente constitutivas de la región autónoma.

- Pérdidas -

En el anterior Parlamento central, los partidos kurdos tenían 62 escaños con diputados electos en Kirkuk, Nínive, Diyala y Bagdad. Esta cantidad de escaños les facilitaba desempeñar un papel determinante.

"La pérdida de Kirkuk es un momento mayor en la historia del Irak post Sadam Husein. Para los kurdos, la ciudad de Kirkuk no era sólo una fuente de petróleo, sino también un capital humano desde el punto de vista electoral", subraya Adel Bakawan, director general del Centro de sociología del Kurdistán en la universidad de Soran, cerca de Erbil.

Para él, desde la recuperación de las zonas disputadas por Bagdad, "las relaciones de fuerza cambiaron en detrimento de los kurdos. Es difícil avanzar cifras exactas, sin embargo, la pérdida de algunos escaños es una evidencia", agrega el investigador.

Khosro Kuran, responsable del PDK, comparte este pesimismo. "Nuestros candidatos son hostigados en la planicie de Nínive. Al contrario que en las elecciones de 2014, no habría participación en los territorios kurdos fuera de la región autónoma si no estuvieran presentes las fuerzas de seguridad kurdas para proteger a nuestros electores", dijo.

Otro revés para los partidos tradicionales es que hay kurdos que se presentan por primera vez en las "listas árabes" en la región autónoma.

Pero el tiro de gracia es el de Mustafá Sheij Kawa. El nieto del legendario rey de los kurdos se presenta en la lista del jefe chiita Amar al-Hakim. "Es una lista iraquí. Nuestro objetivo es servir al pueblo de Kurdistán", asegura uno de sus allegados, Saed Hisa Barzinji.

Héroe de la lucha contra la ocupación británica, Sheij Mahmud Hafid Barzinji estableció un Estado kurdo entre 1920 y 1922, y se autoproclamó rey.