Saltar al contenido principal

Las elecciones locales ponen a prueba la fortaleza del gobierno británico

Anuncios

Londres (AFP)

Los ingleses votarán el jueves para renovar sus instituciones locales en unos comicios que permitirán comprobar el apoyo del que goza el gobierno conservador de Theresa May, dividido y debilitado, a menos de un año del Brexit.

Esas elecciones locales son los primeros comicios desde las legislativas de junio de 2017, en las que los conservadores perdieron su mayoría absoluta y la principal formación opositora, el Partido Laborista de Jeremy Corbyn, ganó terreno.

Los votantes acudirán a las urnas pocos días después de la dimisión de la ministra del Interior Amber Rudd, arrastrada por un escándalo relacionado con el trato dado a los inmigrantes procedentes del Caribe en suelo británico.

Las elecciones tendrán lugar en Inglaterra, la más poblada de las cuatro naciones de Reino Unido, con 55 millones de habitantes. Estarán en juego más de 4.300 escaños en 150 consejos locales, a cargo de cuestiones como la educación y la gestión de residuos.

Londres es uno de los principales campos de batalla de la campaña. Los laboristas aspiran a conquistar varios bastiones conservadores, como el distrito de Wandsworth, en el suroeste de la capital británica.

"La atención se centrará sobre todo en Londres, y los tories (conservadores) tendrán malos resultados", vaticina Robert Hayward, miembro conservador de la Cámara de los Lores y experto en sondeos, que recuerda que el 40% de los votos se emitirán en la capital, mayoritariamente pro Unión Europea.

"Aunque se supone que la gente votará sobre todo en clave local, la realidad es que la participación suele depender de la manera en que se percibe la política al nivel nacional", añade.

- "Muy bajas" expectativas -

Una derrota sería un duro revés para Theresa May que, tras sus malos resultados en las legislativas, consigue a duras penas mantener la unidad en el seno de su partido, dividido entre los partidarios de un Brexit duro y quienes defienden la necesidad de mantener el mayor vínculo posible con la UE después de la separación.

Según los analistas, esas elecciones locales pondrán de manifiesto la creciente brecha entre las zonas urbanas y rurales en Inglaterra, así como la ruptura entre euroescépticos y proeuropeos.

John Curtice, profesor de política en la universidad escocesa de Strathclyde y uno de los principales expertos británicos en sondeos, cree que May obtendrá la mayoría de sus votos al exterior de las grandes ciudades, alejando aún más a su partido del conservadurismo más cosmopolita de su predecesor, David Cameron.

Es probable ver a Corbyn celebrar los resultados en Londres, mientras la primera ministra hace lo propio en sus feudos provinciales, abunda Robert Hayward.

Aunque "las expectativas son muy, muy bajas para Theresa May", el hecho de perder el viejo bastión conservador de Wandsworth sería todo un símbolo, asegura Simon Hix, profesor en Ciencias Políticas de la London School of Economics.

Por su parte, el jefe actual del consejo local, Ravi Govindia, espera poder mantener su cargo. "No hay ningún distrito laborista en Londres que pueda presumir de unos niveles de impuestos locales tan bajos como en Wandsworth", afirma.

- Europeos cortejados -

Los laboristas deberán conquistar 12 escaños en ese distrito para desatar "un seísmo político", según las palabras de su jefe local, Simon Hogg.

Según él, el Brexit será determinante porque "sometió a una dura prueba la conexión tribal entre numerosos votantes conservadores y el partido tory".

"Creo que numerosos consejeros tories perderán su trabajo por culpa del Brexit extremo y caótico que intentan imponer", añadió.

Los partidos opositores --los laboristas, el Partido Liberal Demócrata y los ecologistas-- cortejan especialmente a esos electores conservadores descontentos y a los inmigrantes europeos, que pueden votar en los comicios locales.

En Wandsworth, donde apenas suele votar un tercio de los 230.000 electores inscritos, los casi 26.000 ciudadanos europeos del distrito podrían desempeñar un papel clave.

Y parece que pocos de ellos están dispuestos a votar por los conservadores, a pesar de las declaraciones tranquilizadoras de los tories respecto al futuro de los ciudadanos europeos en Reino Unido.

El fenómeno podría extenderse al conjunto de Londres, donde los europeos representan a cerca del 12% de la población.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.