Saltar al contenido principal

Nicaragua: presidente Daniel Ortega condena la violencia y aboga por el diálogo

Simpatizantes del Frente Sandinista para la Liberación Nacional (Fsnl) se manifestaron en contra de la violencia y abogan por el diálogo. Abril 30 de 2018.
Simpatizantes del Frente Sandinista para la Liberación Nacional (Fsnl) se manifestaron en contra de la violencia y abogan por el diálogo. Abril 30 de 2018. Jose Cabezas / Reuters

Daniel Ortega, cuestionó a quienes han obstaculizado el inicio del diálogo en el país. Por otro lado, la iglesia evalúa si entre las partes existe "buena voluntad" para afrontar una solución pacífica a la crisis.

Anuncios

Durante su participación en una movilización en respaldo a su gestión, el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, pidió un minuto de silencio y condenó las muertes que se han producido en el país debido a las manifestaciones en las principales ciudades desde el 18 de abril.

Por otro lado, Ortega cargó contra aquellas personas que a su juicio, están boicoteando el inicio de la mesa de diálogo propuesta para buscar una salida a la crisis que se presenta. Sin embargo, no definió que grupos entorpecen el diálogo y las razones por las cuales lo hacen.

"No a la muerte, no a la destrucción, no a la violencia, no a la barbarie, sí a la vida, sí al diálogo, sí al trabajo, sí a la paz, y levantando la mano pidamos fortaleza a Dios", pronunció el mandatario durante su discurso.

Desde el 24 de abril, el Gobierno en conjunto con el Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep) acordaron establecer un diálogo con la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN) como mediadora. Sin embargo, el país aún espera por el comienzo.

"El ejecutivo está totalmente comprometido en alcanzar la paz a través del diálogo, en cualquier circunstancia que se presente”, destacó el presidente Daniel Ortega.

Conferencia Episcopal evalúa las exigencias presentadas

A pesar de la crítica del presidente Daniel Ortega, el Cardenal y arzobispo de Managua, Leopoldo Brenes, señaló que para lograr la mesa de diálogo, se han hecho diversas solicitudes a ambas partes, las cuales hasta la fecha se están evaluando.

“Nosotros pedimos un ambiente propicio para que las partes convocadas puedan sentarse a conversar. También había demandas de la población, como el cese de la violencia por parte de la policía, y la liberación de los detenidos”, destacó el también presidente de la Conferencia Episcopal.

Por otro lado, la máxima autoridad eclesiástica en Nicaragua, destacó la importancia de que una institución como la iglesia sea garante de un proceso difícil como lo es el diálogo dentro de la sociedad nicaragüense.

“Había un clamor de muchas partes de la sociedad nicaragüense que una institución de confianza pudiese coordinar un diálogo en búsqueda de una solución a los problemas.”, dijo el Cardenal Leopoldo Brenes a France 24.

A pesar del clima de tensión, la representación de la iglesia ha dejado claro que su intervención será simplemente como mediadora del proceso de diálogo. Por otro lado, los temas y la manera de llevar los mismos corresponderá tanto al gobierno como a los representantes de la empresa privada.

“La CEN no ha puesto temas concretos. Consideramos que al momento de iniciar el diálogo, las partes negociantes deben recoger los sentimientos de las personas que representan dentro de la mesa de diálogo”, afirmó el cardenal.

Brenes, destaca que en los próximos días esperan realizar una evaluación de la situación en torno al comienzo del diálogo. Este proceso es esperado con ansias por una amplia mayoría de la población.

“Nosotros hemos dejado claro desde el momento que aceptamos ser mediadores del proceso, que si observamos que no hay buena voluntad entre las partes para el diálogo dejaríamos nuestra participación”, expresó el representante de la iglesia.

Con EFE

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.