Saltar al contenido principal

Tránsfugas norcoreanos lanzan llaves USB al mar para luchar contra la propaganda

Anuncios

Ganghwa-gun (Corea del Sur) (AFP)

Varios tránsfugas norcoreanos lanzaron este martes botellas al mar con llaves USB con la esperanza de que lleguen al Norte y sirvan para contrarrestar la propaganda del régimen de Pyongyang.

Tras años de tensiones sobre el programa nuclear norcoreano, la península vive desde enero un proceso de distensión excepcional, ilustrada el viernes por la cumbre histórica entre el presidente surcoreano Moon Jae-in y el líder norcoreano Kim Jong Un.

Entre otros medidas, ambos se comprometieron a "cesar por completo todos los actos hostiles" a partir del 1 de mayo en la llamada Zona Desmilitarizada (DMZ), en la frontera entre el Norte y el Sur, incluyendo la emisión de propaganda con altavoces o lanzando panfletos desde el aire.

Sin embargo algunos norcoreanos que huyeron al Sur no lo ven así. Es el caso del exprisionero político Jung Gwang-il y otros militantes, que este martes lanzaron decenas de botellas al mar desde una isla surcoreana, con la esperanza que deriven hacia el Norte.

Según Jung, Corea del Sur se plegó ante el Norte cuando aceptó la semana semana silenciar los altavoces gigantes que hasta ahora difundían mensajes de propaganda destinados a los soldados norcoreanos en la frontera.

"¿Qué es lo que más teme Kim Jong Un? Que los norcoreanos se den cuenta de la realidad", dijo en referencia al líder norcoreano.

Las botellas están llenas de comida, dinero, medicamentos y llaves USB. Según Jung-oh, otro norcoreano que huyó, las botellas tardan entre cuatro o cinco horas en llegar a las costas norcoreanas.

"Todos hemos vivido durante al menos 30 o 40 años en Corea del Norte y sabemos exactamente lo que le gusta y necesita la gente de allí", asegura Park.

"Cuando vean el contenido de nuestras llaves USB se darán cuenta de que su gobierno les ha engañado", asegura.

Las llaves contienen películas programas de televisión o videoclips de música pop surcoreana.

"Enseñan qué significa la libertad", explica Jung.

Un estudio de 2015 aseguraba que el 81% de los norcoreanos que huyeron del país vieron películas extranjeras de este tipo almacenadas en llaves USB que venían de Corea del Sur.

- "Medios pacíficos"

Thae Yong Ho, el exnúmero dos de la embajada norcoreana en Londres, uno de los más altos diplomáticos de Corea del Norte que desertó en los últimos años, describió esas llaves USB como una táctica eficaz para difundir información al Norte a pesar de los intentos del régimen por interceptarla.

Mientras las botellas caían al mar, las autoridades militares surcoreanas empezaron a retirar los altavoces instalados en la DMZ, en el marco de la aplicación de la Declaración Intercoreana de Panmunjom, firmada el viernes.

Al mismo tiempo Corea del Norte empezó a retirar sus propios altavoces, afirmó el ministerio surcoreana de Defensa.

Según la activista estadounidense Susan Scholte, abandonar la propaganda en la frontera es "un error enorme".

"Tendríamos que mandar más información al otro lado", dijo a la AFP. "Cualquier información que llega a Corea del Norte es un medio pacífico, no violento, para promover un cambio".

A pesar del acuerdo entre las dos Coreas, Jung asegura que no abandonará el combate. "Una llave USB puede favorecer el cambio para un centenar de personas".

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.