Saltar al contenido principal

Alonso, atracción de las Seis Horas de Spa y del Mundial de resistencia

Anuncios

Spa-Francorchamps (Bélgica) (AFP)

El español Fernando Alonso, tras varias temporadas decepcionantes al volante de un McLaren en la Fórmula 1, aspira a volver a la senda del triunfo en el Mundial de resistencia, que comienza el sábado con las Seis Horas de Spa (Bélgica).

Antes de intentar ganar las míticas 24 Horas de Le Mans, en junio, el doble campeón del mundo de Fórmula 1 (2005 y 2006) será la atracción en Spa-Francorchamps este fin de semana.

Será una primera cita de una 'supertemporada' 2018-2019 con un calendario renovado, ocho pruebas en el programa entre mayo de 2018 y junio de 2019, con dos ediciones de la gran clásica de Le Mans, que Alonso ambiciona ganar con su Toyota TS050 Híbrido.

Para el asturiano, la oportunidad es clara: tras las retiradas sucesivas de Audi a finales de 2016 y de Porsche a finales de 2017, Toyota tiene el camino libre, ya que es el único constructor inscrito esta temporada en la categoría reina, la LMP1.

Para el Mundial de resistencia, que sufre con la salida de estas marcas, la llegada del español es una gran noticia que quiere capitalizar.

"Lo que primero quiero hacer es sentir y vivir Le Mans, una carrera enorme", señaló Alonso.

- Triple corona -

El español no esconde su ambición de convertirse en el segundo piloto (tras Graham Hill en los años 60-70) en ganar la Triple Corona del automovilismo; el Gran Premio de Fórmula 1 de Mónaco (que lo logró en 2006 y 2007), las 24 horas de Le Mans y las 500 Millas de Indianápolis (que disputó por primera vez el año pasado).

Ganar en Le Mans pasa por completar una buena actuación este fin de semana en Bélgica, parte de una temporada espectacularmente cargada para Alonso con 21 carreras de Fórmula 1 y cinco pruebas de resistencia, lo que suma 26 citas en 36 semanas.

"No pienso que deba salvar mi temporada de Fórmula 1 (es sexto del Mundial tras cuatro carreras). Pero tengo la oportunidad de disputar Le Mans y no quiero perderla", señaló en el diario belga Le Soir.

Entre dos carreras de F1, la semana pasada en Azerbaiyán y dentro de diez días en España, el piloto está obligado a adaptarse a otro estilo de conducción.

"En resistencia, debo rodar contra mi instinto. En F1 todo se hace a fondo para ganar tiempo, aquí a veces es lo contrario. Por ejemplo hay que alargar las distancias de frenado para acumular energía y ganar después tiempo", analizó.

- 'Ganar el campeonato' -

El sábado abordará las Seis Horas de Spa "con ganas de ganar el campeonato WEC y lograr el máximo de puntos" con sus compañeros, el suizo Sébastien Buemi y el japonés Kazuki Nakajima.

Toyota parte a priori con los mejores elementos, al ser la única escudería de fábrica, con un motor híbrido, en LMP1. La marca japonesa, que alineará dos coches, no podrá confiarse de los 'prototipos privados'.

Alonso sabe también que deberá aprender a moverse en el tráfico. "La resistencia es muy diferente a la F1. Aquí debemos pasar a seis o siete coches por vuelta", recuerda otro piloto de Toyota, el argentino José María López.

En Spa, 39 coches estarán en la salida. Los ensayos son este jueves, la clasificación el viernes y la carrera el sábado. Además de Alonso, habrá otros 15 pilotos que un día tuvieron un F1 en sus manos, como el brasileño Bruno Senna o el francés Jean-Eric Vergne.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.