Saltar al contenido principal

El contrapeso al poder y la seguridad de los periodistas centran el Día Mundial de la Libertad de Prensa

Velas rodean las imágenes de periodistas afganos que murieron en un atentado suicida durante una vigilia para conmemorar el Día Mundial de la Libertad de Prensa en la ciudad india de Siliguri, el 3 de mayo de 2018.
Velas rodean las imágenes de periodistas afganos que murieron en un atentado suicida durante una vigilia para conmemorar el Día Mundial de la Libertad de Prensa en la ciudad india de Siliguri, el 3 de mayo de 2018. Diptendu Dutta, AFP

La UNESCO conmemora este día por 25° vez con la mirada puesta en la labor del periodismo como observante de los gobiernos. Diversos organismos piden que se garantice el ejercicio de la profesión y la integridad de los profesionales.

Anuncios

Como ocurre desde 1993, cada 3 de mayo se conmemora el Día Mundial de la Libertad de Prensa. Esa fecha fue fijada por la Asamblea General de las Naciones Unidas, siguiendo la recomendación de la Conferencia General de la Organización para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco).

Esta jornada coincide con el aniversario de la denominada Declaración de Windhoek, en la cual representantes de medios de comunicación africanos que participaban en un seminario organizado por la Unesco en la capital de Namibia en 1991, volcaron en un documento los principios esenciales de la libertad de prensa.

En esta ocasión, la número 25 desde que se estableció la conmemoración, Unesco eligió el lema “Los frenos y contrapesos al poder: medios de comunicación, justicia y estado de derecho” para resaltar la tarea de los medios como observador del poder político.

En una declaración citada por la web oficial de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), el secretario general de la entidad, António Guterres, remarcó que “en el Día Mundial de la Libertad de Prensa de 2018, hago un llamamiento a los gobiernos para que impulsen la libertad de prensa y protejan a los periodistas”, a la vez que consideró que “promover una prensa libre es defender nuestro derecho a la verdad”.

El evento principal de este año se realizó en Accra, la capital de Ghana, y centrará el debate en la relación entre medios y la transparencia del proceso político, la independencia y la alfabetización mediática del poder judicial, y la responsabilidad de las instituciones estatales frente al público, así como los desafíos actuales de la libertad de prensa en línea.

En ese marco, el subdirector general de la Unesco, el etíope Getachew Engida, pidió que los crímenes contra los periodistas no queden impunes y reclamó la “creación de mecanismos nacionales para la seguridad” de los profesionales.

En ese sentido, el responsable de la Unesco recordó que más de 800 periodistas fueron asesinados en la última década y que nueve de cada diez crímenes quedaron sin resolver.

En esa gala, además, el fotoperiodista egipcio Mahmud abu Zeid fue galardonado con el Premio Mundial Unesco/Guillermo Cano de Libertad de Prensa 2018. Ese reportero está encarcelado en su país desde agosto de 2013 y corre riesgo de ser condenado a pena de muerte.

Organismos supranacionales piden proteger a los periodistas y poner fin a las amenazas a los medios

En un comunicado conjunto, diferentes expertos de la ONU, la Organización de Estados Americanos (OEA), la Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa (OSCE) y la Comisión Africana sobre Derechos Humanos y de los Pueblos (CADHP) reclamaron el fin de las amenazas a los medios de comunicación.

En esa línea, recordaron a los Estados que su obligación es “proteger a los periodistas y a otros que corren el riesgo de ser atacados por ejercer su derecho a la libertad de expresión” y de ejecutar “investigaciones eficaces” cuando se producen ataques para lograr “reparaciones efectivas”.

Además, advirtieron que los Estados deben evitar la adopción de leyes innecesarias o desproporcionadas contra los medios digitales y abstenerse de accionar con discrecionalidad en las restricciones a la libertad de expresión basadas en conceptos como “seguridad nacional” o la lucha contra el “terrorismo”, el “extremismo” o la “incitación al odio”.

Por su parte, la Unión Europea (UE) pidió una mejora global de la seguridad de los periodistas, en especial de las mujeres, a la vez que denunció que los ataques a la prensa son un atentado “a la democracia y a la libertad de todos”.

“La libertad de prensa juega un papel primordial en la promoción del buen gobierno, la transparencia y la responsabilidad”, señaló en un comunicado la alta representante para la Política Exterior de la UE, Federica Mogherini, quien agregó que “un periodismo independiente es esencial para exigir responsabilidades a los Estados y controlar los procesos democráticos”.

"Hay un aumento del discurso de odio contra los periodistas": Emmanuel Colombié

Instituciones periodísticas advirtieron el crecimiento de los asesinatos de profesionales

La Campaña Emblema de Prensa (PEC) denunció que 45 periodistas perdieron su vida en ejercicio de su profesión durante 2018, cifra que representa un aumento del 57% con respecto a las 28 muertes registradas en el mismo período de 2017.

La institución se mostró especialmente “consternada” por el deceso de 9 periodistas en dos explosiones ocurridas en Kabul, la capital de Afganistán, ocurrida el 30 de abril.

De esa manera, ese país lidera la triste lista de asesinatos de periodistas en 2018, con 11 muertes. En México y Siria se registraron 4; en Ecuador, India y Yemen, 3; en Brasil, Guatemala, Pakistán y la Franja de Gaza, 2; mientras que un profesional falleció en Colombia, Haití, Irak, Liberia, Nicaragua, Rusia, El Salvador y Eslovaquia.

En la misma línea, la directora ejecutiva del Instituto Internacional de Prensa (IPI), Barbara Trionfi, alertó que “la batalla por la libertad de prensa está lejos de terminar” y que también se está librando en Europa, un lugar en el que, según ella, “pensábamos que ya la habíamos ganado”.

En un artículo publicado por la agencia EFE, Trionfi hizo esa afirmación al referirse a “los asesinatos de Daphne Caruana Galizia en Malta (en octubre de 2017) y de Ján Kuciak en Eslovaquia (en febrero de 2018) demuestran que el periodismo que busca exponer delitos sigue siendo peligroso”.

También recordó otros casos de periodistas asesinados, como la india Gauri Lankesh, los mexicanos Javier Valdez Cárdenas y Mirsolava Breach Velducea, y el palestino Yaser Murtaja, más recientemente.

Por último, el presidente de la Sociedad Interamericana de Prensa, el peruano Gustavo Mohme, señaló que “la falta de protección de los periodistas para poder llevar a cabo su trabajo con seguridad y sin restricciones y las numerosas denuncias de hostigamiento a la prensa que se manifiesta de varias formas y en muchos países” del continente americano.

Con EFE

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.