Saltar al contenido principal

Nicaragüenses siguen en las calles para pedir renuncia de Daniel Ortega

Manifestantes sostienen una gran bandera nicaragüense durante una protesta contra la violencia policial y el gobierno del presidente nicaragüense Daniel Ortega en Managua. 23 de abril de 2018.
Manifestantes sostienen una gran bandera nicaragüense durante una protesta contra la violencia policial y el gobierno del presidente nicaragüense Daniel Ortega en Managua. 23 de abril de 2018. Oswaldo Rivas / Reuters

La crisis en Nicaragua ya completa 15 días. Cientos de ciudadanos salieron a las calles una vez más para exigir justicia por los al menos 43 muertos en choques con la Policía y pedir la renuncia del presidente Daniel Ortega.

Anuncios

La crisis en Nicaragua por las gigantescas manifestaciones que empezaron el 18 de abril, no cesan. Los manifestantes siguen las calles para pedir justicia por los muertos en choques con la Policía, que según las cifras de Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh) son 43.

“Tenemos 43 víctimas y varios por confirmar, también hay muchos desaparecidos, pero estamos siendo muy estrictos con el número de fallecidos para no dar un dato impreciso", declaró Georgina Ruiz, oficial del Cenidh.

Con carteles con mensajes como "No era delincuentes, eran estudiantes", el Colectivo Estudiantil 19 de abril, se tomó la salida sur de Managua para pedir condenas para los responsables de las muertes de los manifestantes.

El inicio de las protestas

Las manifestaciones comenzaron el 18 de abril cuando colectivos de estudiantes, trabajadores y pensionados decidieron volcarse a las calles para protestar en contra la reforma del Gobierno a la Seguridad Social.

La reforma aumentaba la cotización de los trabajadores al Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS) de 6,25 a 7 %, la cuota patronal del 19 al 21 %, e incrementaba el aporte de los jubilados a un 5 % de la pensión para la cobertura de enfermedades.

En Managua, la capital, se concentró el mayor número de personas. Los enfrentamientos entre ciudadanos y las fuerzas del orden se registraron, principalmente, entre el 18 y el 22 de abril.

Tras 4 días de intensas manifestaciones, el Gobierno de Nicaragua decidió derogar la reforma a la Seguridad Social que ya había dejado hasta entonces cerca de 30 muertos, según información de las organizaciones no gubernamentales así como más de un centenar de heridos y millonarios daños materiales.

El Consejo Directivo del Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS) determinó invalidar la resolución “detonante para que se iniciara esta situación”, declaró el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega.

Después de que el Gobierno eliminara la reforma al sistema de Seguridad Social, los ciudadanos resolvieron continuar las protestas, esta vez, para pedir la renuncia del primer mandatario nicaragüense, Daniel Ortega y de la vicepresidenta, su esposa, Rosario Murillo, a quienes acusan de supuestos fraudes electorales y de “presidir un Gobierno corrupto e indolente” por las continuas alzas de los combustibles.

Llamado al diálogo

El presidente Daniel Ortega invitó a la Conferencia Episcopal y a los obispos de la iglesia Católica a ser garantes de un encuentro entre el Ejecutivo, el sector privado y los trabajadores.

La Conferencia Episcopal, en cabeza de su cardenal, Leopoldo Brenes, declaró estar dispuesta a mediar y ser testigo de los diálogos entre el Gobierno y el Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep).

“Para facilitar el clima de diálogo consideramos esencial e imperativo que tanto el Gobierno como cada miembro de la sociedad civil evite todo acto de violencia, de irrespeto a la propiedad pública y prevalezca un clima sereno y de absoluto respeto a la vida humana de todos y cada uno de los nicaragüenses", señaló Bernes, presidente del Episcopado.

A pesar de que las partes se muestran dispuestas al diálogo, todavía no se establece una fecha para el inicio de algún proceso de negociación. “No es una cosa tan fácil, hay que ir preparándola bien sobre todo cuando se habla de un diálogo nacional", manifestó Brenes, quien a su vez hizo un llamado a la paz.

Con EFE.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.