Saltar al contenido principal

China y EEUU siguen teniendo "importantes desacuerdos" comerciales

Anuncios

Pekín (AFP)

Estados Unidos y China siguen teniendo "importantes desacuerdos" comerciales después de dos días de negociaciones en Pekín, en las que las dos principales economías mundiales intentan evitar una guerra comercial.

Tras meses denunciando las prácticas comerciales "desleales" de China, Donald Trump envió el jueves a Pekín una delegación liderada por el secretario estadounidense del Tesoro, Steven Mnuchin.

Estas negociaciones son clave, a menos de tres semanas para el 22 de mayo, la fecha en que Estados Unidos podría hacer realidad su amenaza de imponer aranceles a los productos chinos importados por valor de 50.000 millones de dólares.

Pekín ya ha advertido que está dispuesto a replicar con aranceles por valor de hasta 50.000 millones de dólares a productos estadounidenses como la soja, los coches, la carne o el whisky.

Pero tras dos días de negociaciones "ambas partes reconocieron que subsisten importantes desacuerdos sobre algunos problemas y habrá que continuar intensificando el trabajo", señaló la agencia oficial Xinhua.

La delegación estadounidense, que también incluía al secretario de Comercio Wilbur Ross y al representante de Comercio Robert Lighthizer, se entrevistó con el vice primer ministro chino Liu He, cercano al presidente Xi Jinping y máximo responsable de la política económica china.

"Mantuvieron discusiones francas, eficaces y constructivas", indicó la agencia estatal, asegurando que ambos países seguirán "en estrecha comunicación" a través de un "mecanismo de trabajo".

"Tuvimos muy buenas discusiones", dijo el viernes a los periodistas Steven Mnuchin cuando salía de su hotel.

Estados Unidos entregó una "lista detallada de demandas", declaró desde Washington Mark Calabria, consejero económico del vicepresidente Mike Pence, según declaraciones recogidas por la agencia financiera Bloomberg.

Washington quiere que los aranceles chinos sean del mismo nivel que los que impone Estados Unidos, según Calabria.

También pide reducir en 100.000 millones de dólares el déficit en las relaciones comerciales con China, que en 2017 representaron un total de 375.000 millones de dólares, y espera obtener además una mayor apertura del mercado chino a sus productos.

- Transferencias tecnológicas "forzadas" -

Estados Unidos también quiere reforzar la protección de su propiedad intelectual y critica en particular las transferencias de tecnología "forzadas" que China impone a las compañías extranjeras que trabajan en el país.

En Pekín también se abordaron el viernes el desequilibrio en los intercambios bilaterales, el respeto de la propiedad intelectual o las barreras tarifarias y no tarifarias y se alcanzaron "consensos en algunos temas", según Xinhua.

Los medios chinos apenas trataron este viernes las negociaciones comerciales, en un día en que la atención informativa estaba centrada en el homenaje del presidente Xi Jinping a Karl Marx en el bicentenario de su nacimiento.

A pesar del anuncio de Xi de una "nueva fase de apertura" de la economía china, en particular del sector financiero y del automóvil, las tensiones con Estados Unidos se mantienen.

La tecnología es uno de los puntos de mayor fricción entre ambas economías y Estados Unidos teme en particular el programa llamado "Made in China 2025" que considera un intento de dominar el sector a nivel mundial y que Wilbur Ross calificó de "aterrador".

El mes pasado Washington prohibió a sus empresas vender componentes a la compañía china de telecomunicaciones ZTE por un plazo de siete años por no haber respetado las normas de exportación estadounidense, en particular vendiendo sus productos a Irán y Corea del Norte.

En este sentido, China transmitió a la delegación estadounidense liderada por Mnuchin sus "protestas solemnes sobre el caso ZTE", indicó un portavoz del ministerio chino de Comercio.

El jueves las cifras mensuales del comercio exterior de Estados Unidos revelaron que el déficit comercial retrocedió un 15,2% en marzo, aunque sigue siendo de 48.950 millones de dólares a pesar de las exportaciones récord hacia China.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.