Saltar al contenido principal

Los kurdos de Irak se mantienen al margen de las legislativas en Kirkuk

Anuncios

Kirkuk (Irak) (AFP)

En la ciudad multiétnica de Kirkuk es difícil encontrar carteles de candidatos kurdos para las próximas elecciones legislativas en Irak. Sobresalen los de árabes y turcomanos, hostiles a la secesión.

En septiembre pasado, los kurdos, que habían tomado progresivamente el control de la provincia de Kirkuk, festejaban su referéndum de independencia. La alegría fue de corta duración porque el gobierno iraquí envió tropas al mes siguiente para restaurar su autoridad.

Ahora árabes y turcomanos multiplican los mítines en los que dejan claro su apego a la administración central.

El distrito de Rahim Awa, donde se encontraba el colegio electoral que acogió a más votantes durante el referéndum, está lleno de carteles de candidatos árabes y turcomanos. Los de los kurdos están pegados en lugares discretos.

Los kurdos son reacios a hablar de las elecciones. Freidun Rahim, un jornalero de 41 años, es el único que acepta responder a las preguntas.

"Voté sí en el referéndum pero hoy tenemos que vivir juntos, kurdos, árabes y turcomanos, entonces voy a votar", declara, sin revelar por qué lista se decanta.

- "Venganza" -

En una semana, los 940.000 inscritos en la rica provincia petrolera de Kirkuk pueden votar a cualquiera de las 31 listas que luchan por 13 escaños. En total hay 291 candidatos, de los cuales el 80% son caras nuevas.

En las elecciones de 2014, la Unión Patriótica Kurda (UPK), uno de los dos grandes partidos históricos, logró seis escaños frente a los dos de su rival, el Partido Democrático Kurdo (PDK), fundado por el promotor del referéndum Masud Barzani. Los turcomanos y los árabes consiguieron dos cada uno. El último recayó en los cristianos.

Este año será distinto.

El PDK llama al boicot, por considerar que Kirkuk es un "territorio ocupado".

Muchos kurdos consideran que la toma de Kirkuk era algo justo, después de que el exdictador Sadam Husein les expulsara de allí en los años 1980 para reemplazarlos por árabes.

El UPK participa. Pero sus rivales kurdos lo consideran un traidor, por haber favorecido la entrada del ejército federal en la provincia.

El diputado saliente Rebwar Taha Mustafa, de 40 años y jefe de fila de la lista UPK, lo niega. "Mi presencia en Kirkuk en los momentos difíciles es la prueba de mi lealtad hacia la ciudad", se lee en su cartel. Y lamenta "la venganza de algunos", refiriéndose a árabes y turcomanos.

En las calles, las tropas federales han sustituido a las fuerzas de seguridad kurdas y la bandera kurda verde, blanca y roja, con un sol en el centro, ha desaparecido.

- "Kirkuk es iraquí" -

En su lugar se ven estandartes azules turcomanos con una media luna y una estrella. Las listas árabes eligieron como lema "Kirkuk pertenece a sus habitantes".

La diputada turcomana Hasan Tauran está "muy satisfecha". "Las próximas elecciones demostrarán el peso real de las distintas comunidades. Les habíamos advertido a los kurdos que la factura del referéndum sería muy cara y los que creen en una vuelta atrás están soñando", asegura.

Amer al Juburi, candidato de la lista del primer ministro Haider al Abadi asiente: "Kirkuk es iraquí, a quienes no les guste la nueva situación pueden irse".

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.