Saltar al contenido principal

Semenya brilla en Doha para olvidarse de la polémica

Anuncios

Doha (AFP)

"No hablo de tonterías": en el centro de la polémica desde el anuncio de un nuevo reglamento que afecta a las mediofondistas hiperandrógenas, Caster Semenya brilló este viernes en Doha, en la primera etapa de la Liga de Diamante de atletismo, dominando los 1.500 metros.

La sudafricana de 27 años cumplió con buena nota en el calor catarí (más de 30 grados centígrados), consiguiendo además el mejor crono de lo que va de 2018 en esa distancia (3 minutos, 59 segundos, 92 centésimas), que constituye además un récord de su país.

Pero más allá de su actuación en la pista, Semenya acaparaba la atención en la capital del emirato por la cuestión de las normas de la IAAF, que desde el 1 de noviembre le obligarían a bajar su tasa de testosterona para poder participar en competiciones.

- 15 años de trabajo -

Su negativa a "hablar de tonterías" era una respuesta horas después de que el presidente de la IAAF, Sebastian Coe, hubiera defendido las reglas ahora en vigor.

"El reglamento es muy claro, fruto de 15 años de trabajo, científicamente válido. Es una respuesta a una cuestión muy precisa que nos hacíamos y que trata de la mejora en el rendimiento ligado a la testosterona. Estos 15 años de trabajo han sido suficientes para convencer al consejo de la IAAF de que este reglamento es apropiado para el deporte", explicó Coe.

Ajena a la controversia por su caso, Semenya, que llegó a Doha tras hacer doblete (800-1.500 metros) en los recientes Juegos de la Commonwealth en Australia, esperó pacientemente hasta la última vuelta de su carrera, para destacarse ahí del grupo.

Los 100 metros femeninos eran el otro plato fuerte de la velada en Doha y allí triunfó la marfileña Marie-Josée Ta Lou, que consiguió igualmente el mejor crono del año, con 10 segundos y 85 centésimas.

Tras una carrera con competidoras de nivel, la subcampeona mundial del pasado año en 100 y 200 metros superó a la nigeriana Blessing Okagbare-Ighoteguonor (10.90) y a la doble campeona olímpica jamaicana Elaine Thompson (10.93).

La campeona mundial en sala de 60 metros, la marfileña Murielle Ahouré, finalizó cuarta (10.96).

También decepcionó la holandesa Daphne Schippers, únicamente sexta, con 11.03.

- Barshim da una alegría -

También había una atractiva batalla en los 200 metros masculinos, con el triple medallista olímpico de Rio-2016 Adré De Grasse, recientemente regresado tras nueve meses de ausencia por una lesión en los isquiotibiales.

De Grasse (23 años), considerado antes de su problema físico como uno de los posibles sucesores de Usain Bolt, sigue lejos de su mejor nivel y fue sexto, en una carrera ganada por el prodigio estadounidense Noah Lyles (20 años), que venció con 19 segundos y 83 centésimas.

El héroe local, Mutaz Essa Barshim, dio espectáculo y una alegría al público, ganando con 2,40 metros (mejor resultado del año) en el salto de altura.

Con ese resultado, el catarí, vigente campeón mundial y segundo mejor saltador de la historia (2,43 m) tras el plusmarquista cubano Javier Sotomayor (2,45 m), comenzó con buen pie en la Liga de Diamante, dos meses después de su derrota ante el ruso Danil Lysenko en el Mundial en pista cubierta de Birmingham.

En los 400 metros masculinos, sin el lesionado sudafricano Wayde Van Niekerk, el ganador fue el bahameño Steven Gardiner, que triunfó con el mejor crono de 2018 (43.87). También brilló el catarí Abderrahman Samba, con un 47.57 en los 400 metros vallas.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.