Saltar al contenido principal

Hezbolá espera avances en elecciones con baja participación en Líbano

Anuncios

Beirut (AFP)

El movimiento chiita Hezbolá esperaba obtener un avance electoral en Líbano tras los primeros comicios legislativos en casi una década, que estuvieron marcados por la magra participación y cuyos resultados que serán publicados este lunes.

Estas elecciones estuvieron marcadas por la baja participación que llegó a un 49,2%, frente a un 54% en 2009, y la emergencia de candidatos de la sociedad civil que desafiaron a la oligarquía política tradicional y que podrían alcanzar un par de escaños.

La política sectaria de reparto del poder en Líbano implica que ninguna alianza del parlamento de 128 escaños gozará de una mayoría estable y los analistas proyectan que se mantenga el frágil estatus quo.

El ministro del Interior, Nohad Machnouk, anunció las cifras de la participación en una conferencia de prensa poco después de la medianoche, en la que atribuyó al cambio de la ley electoral la baja afluencia.

"Esta es una nueva ley y los votantes no están familiarizados, como tampoco lo estaban los encargados de los recintos electorales", dijo. "Las votaciones fueron muy lentas", explicó.

Al conocer algunas estimaciones provisionales, algunos simpatizantes de candidatos empezaron a celebrar en las calles después de la votación, que sólo resultó empañada por incidentes leves y algunas infracciones.

Las últimas legislativas en el Líbano fueron en 2009. El parlamento prorrogó en tres ocasiones su mandato, aludiendo los riesgos de seguridad vinculados al desbordamiento de la guerra en Siria.

En los últimos años, el país vivió varias crisis políticas que logró capear apenas para evitar estallidos de violencia. Pero su entorno geográfico es sensible, con la guerra de Siria en su frontera y con Israel a poco más de 100 kilómetros de la capital.

Se esperaba una mayor participación debido a que eran los primeros comicios legislativos en nueve años y también debido a que eran las primeras elecciones con un nuevo sistema electoral proporcional aprobado en 2017, pero las papeletas usadas el domingo pareciera que confundieron a algunos votantes.

- La llave -

Algunos votantes también dijeron que la absurda red de alianzas electorales que hace que algunos partidos trabajen juntos en algunos distritos y que compitan en otros, los había desilusionado.

Los expertos difieren en quién será el ganador de la baja participación, ya que los escenarios de las alianzas difieren en las diferentes partes del país, que tiene 15 distritos, con diferente tamaño y composición sectaria.

Según los conteos realizados por Hezbolá pocas horas después de que empezó el escrutinio, este movimiento chiita saldría primero en todos los sitios a los que concurrió con candidatos, pero sólo los resultados oficiales que serán publicados este lunes pueden confirmar esta proyección.

Si efectivamente este grupo, que interviene militarmente en apoyo al régimen sirio, logra un avance, podría con la ayuda de sus aliados construir más fácilmente mayorías en asuntos clave, como el tema sensible del arsenal que conserva desde la guerra civil (1975-1990).

Los sondeos proyectan que el gran perdedor de la elección puede ser Corriente del Futuro, el partido del primer ministro sunita Saad Hariri, que en noviembre de 2017 anunció su dimisión desde Arabia Saudita (posteriormente retirada).

Pese a que se arriesgan a perder muchos escaños, se proyecta que Hariri siga en el cargo.

Este panorama podría dejar con la llave al partido cristiano del presidente Michel Aoun, que se ha aliado tanto con Hezbolá y como con Corriente del Futuro en el pasado.

En Líbano, según una regla no escrita, los tres cargos más importantes del Estado se atribuyen a un cristiano maronita (presidente), un musulmán sunita (primer ministro) y un musulmán chiita (jefe del Parlamento). Toda la vida política se organiza alrededor del sutil reparto confesional entre las múltiples comunidades.

- "Hacer la esperanza posible" -

Pese a la baja participación teniendo en cuenta en que en estas elecciones se sumaban al universo electoral unos 800.000 nuevos votantes, la nueva ley permite que pequeños partidos apoyados por la sociedad civil puedan entrar al parlamento.

Dos mujeres, la periodista de televisión Paula Yacoubian y la autora Joumana Haddad están posicionadas para obtener un escaño en el parlamento, después de abogar en sus candidaturas por una apuesta que desafíe a las dinastías políticas que critican como corruptas.

Alexandre Salha, un voluntario de 30 años de la lista independiente "Kulluna Watani", reunido con otros simpatizantes de este movimiento de la sociedad civil en un café de Beirut, dijo que lo importante era poner los pies en la puerta.

"Nosotros miramos hacia 2022 y realmente creemos que el cambio ya empezó. Si obtenemos dos hoy, ojalá tengamos 10 en cuatro años. Nosotros hicimos que la esperanza sea posible", afirmó.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.