Saltar al contenido principal

Trump y Kim, el camino escabroso hacia las conversaciones

Anuncios

Washington (AFP)

Donald Trump conversará frente a frente con el líder norcoreano Kim Jong Un el 12 de junio en Singapur, en una cumbre histórica que buscará ser un "momento especial para la paz mundial", según el mandatario estadounidense. Pero al inicio de su mandato ningún indicio daba a entender que se produciría una distensión entre ambos países.

- Trump marca el tono -

El 2 de enero de 2017, poco antes de la toma de funciones como presidente, Donald Trump afirmó que Corea del Norte nunca podría desarrollar un arma nuclear capaz de alcanzar territorio estadounidense. Y en abril, ya siendo presidente, envió señales conflictivas contra su homólogo norcoreano, calificándolo de "loco con armas nucleares".

Pero poco después, el 1° de mayo, Trump sorprendió al mundo al declarar que sería "un honor" reunirse con Kim Jong Un si "las condiciones fueran adecuadas".

- Amenazas nucleares -

En julio de 2017, Pyongyang realizó dos lanzamientos de misiles intercontinentales: "Todo el territorio estadounidenses está a nuestro alcance", dijo Kim Jong-Un.

El 8 de agosto, Trump prometió "fuego e ira" contra Corea del Norte.

Tres semanas después, el 29 de agosto, Pyongyang lanzó un misil balístico que sobrevoló territorio japonés.

El presidente Trump dijo que "discutir" con Corea del Norte "no es la solución".

El 3 de septiembre, los norcoreanos realizaron su sexto ensayo nuclear, afirmando haber probado una bomba H.

- ¿Quién tiene el botón más grande? -

En septiembre del mismo año, el exmagnate inmobiliario anunció un paquete de sanciones contra Corea del Norte para frenar su programa nuclear y de misiles balísticos.

El anuncio fue hecho dos días después de dar su primer discurso en la asamblea general de la ONU, oportunidad en la que dijo que si Estados Unidos "se ve forzado a defenderse a sí mismo o a sus aliados, no nos quedará más remedio que destruir totalmente Corea del Norte". También se burló de Kim Jong-Un, a quien calificó de "el hombre cohete", que estaba empeñado en una "misión suicida".

El líder norcoreano respondió también con una amenaza: "castigaré con fuego al senil norteamericano mentalmente trastornado", en alusión a Trump.

En noviembre de 2017, luego de un nuevo lanzamiento de un misil intercontinental de Pyongyang, Trump calificó a Kim de "cachorro enfermo".

Cuando estaba apunto de terminar el año, Kim aseguró tener siempre el botón nuclear en su oficina. Y el 3 de enero de 2018, Trump le respondió en Twitter: "Alguien de ese debilitado y famélico régimen puede por favor informarle que yo también tengo un Botón Nuclear, que es mayor y más poderoso que el suyo y que mi Botón funciona".

Corea del Norte respondió que las palabras de Trump sonaron como el "ladrido de un perro rabioso".

- 'Paces olímpicas' -

Después de años de tensiones, Corea del Norte y Corea del Sur se acercaron simbólicamente al desfilar juntos durante la ceremonia de apertura de los Juegos Olímpicos de Invierno en Pyeongchang, Corea del Sur.

El evento sirvió de oportunidad para generar también un acercamiento diplomático con el encuentro de los enviados de cada país vecino.

Trump aplaudió el inicio de estas distensiones entre los dos países asiáticos y en abril se acreditó el logro: "Sin mí (...) los juegos olímpicos habrían sido un fracaso. En cambio, fue un gran éxito".

- Visita sorpresa de Pompeo -

Durante el fin de semana de Pascua de 2018, Mike Pompeo, en calidad de director de la CIA - antes de asumir funciones como jefe de la diplomacia estadounidense - visitó Corea del Norte y se reunió con Kim Jong Un en secreto.

El 8 de mayo, Trump anunció sorpresivamente que su nuevo secretario de Estado estaba en Pyongyang para ultimar detalles del encuentro entre el propio mandatario y Kim Jong Un.

Pompeo volvió a reunirse con Kim y regresó a Estados Unidos con tres exprisioneros estadounidenses cuya liberación era reclamada por Washington.

- Histórica cumbre -

El 8 de marzo, el consejero de seguridad de la presidencia surcoreana, Chung Eui-yong, sorprendió al mundo al anunciar que Kim Jong Un invitó al presidente Trump a una reunión.

Esta cumbre entre los dos hombres el 12 de junio marcará la historia: será la primera conversación cara a cara entre un presidente estadounidense en ejercicio y un dirigente norcoreano.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.