Saltar al contenido principal

Irak celebra sus primeras legislativas tras derrotar al Estado Islámico

Un iraquí emite su voto en una mesa de votación durante las elecciones parlamentarias, en el distrito de la ciudad de Sadr, Bagdad, Irak, el 12 de mayo de 2018.
Un iraquí emite su voto en una mesa de votación durante las elecciones parlamentarias, en el distrito de la ciudad de Sadr, Bagdad, Irak, el 12 de mayo de 2018. Thaier al-Sudani / Reuters

Este sábado, 24 millones de iraquíes tienen en sus manos renovar los 329 escaños del Parlamento, cuya tarea principal será reconstruir un país marcado por la desigualdad y la guerra. El portavoz del EI amenazó con atentar durante las votaciones.

ANUNCIOS

Con una estricta puntualidad, los centros de votación iraquíes abrieron sus puertas a las 07.00 hora local para que los 24 millones de ciudadanos llamados a las urnas den comienzo a las primeras elecciones parlamentarias que vive Irak, tras derrotar al grupo Estado Islámico en el territorio.

Son casi más de 7.000 candidatos de dieciocho provincias y un total de 320 partidos los que se presentan a estas legislativas en las que hay en juego 329 escaños en el Parlamento. Asientos por los que competirán desde políticos con grandes trayectorias, hasta soldados, pasando por funcionarios, burócratas y milicianos iraquíes.

Según el analista Abas al Ani, que pudo hablar con EFE, uno de los grandes favoritos es la coalición Al Nasr (La Victoria) liderada por el actual primer ministro, Haider al Abadi; seguido del anterior primer ministro y ahora vicepresidente, Nuri al Maliki, del partido Daulat al Qanun (Estado de Derecho).

Entre estos candidatos se encuentra Hadi al Ameri, un excomandante chiita de la coalición Al Fath (La Conquista) y secretario general de la Organización Badr, una milicia que participó en la guerra contra el Estado Islámico. Ese punto, quién fue el mayor actor en la derrota del grupo yihadista, es casi una competición electoral por la legitimidad popular.

Tanto Al Abadi como Al Maliki son miembros del partido Al Dawa (La Predicación), pero decidieron presentarse por separado tras algunas diferencias. Una de ellas es que Al Abadi aglutina a distintos grupos étnicos y religiosos, en un intento de unir a chiitas y sunitas. Otra, las relaciones con los vecinos Irán y Arabia Saudita.
A ellos se le suman otras coaliciones como la de los clérigos chiitas Muqtada al Sadr y Amar al Hakim. No obstante, los resultados son una incógnita, y es probable que ninguna de las coaliciones citadas consiga los votos para formar Gobierno, lo que les llevaría a buscar apoyos.

El reparto del sistema político iraquí

El tablero político en Irak funciona de la siguiente forma: tiene un reparto confesional y étnico de los distintos puestos políticos, por lo que el primer ministro debe representar a la mayoría chiita en el país, la presidencia de la Asamblea Legislativa es para los suníes y la jefatura del Estado, con un carácter simbólico, pertenece a los kurdos.

Esa es la radiografía del país, divido por una mayoría árabe chiita, pero que convive con comunidades árabes sunitas, cristianas, kurdas, turkmenas y yazidíes.

En esa línea, la legislación establece que en el Parlamento haya una cuota de 83 diputadas mujeres –candidatas que no lo han tenido fácil durante la campaña ya que han visto atacado su honor–, así como nueve asientos para las minorías étnicas como los yazidíes, los shabaka o los mandeos, señalados por el Estado Islámico durante sus tres años de ocupación.

Bajo la amenaza del Estado Islámico

A pesar de la derrota en el territorio, las amenazas del Estado Islámico no han cesado. La más destacada fue la del pasado 22 de abril cuando el portavoz Abu Hasan al Muhayir dijo vía Telegram que atentaría contra colegios electorales iraquíes, algo que recuerda a los recientes ataques contra centros de votación afganos.

Los votantes iraquíes, muchos desilusionados por el devenir de su país, por la corrupción y la desigualdad económica, podrán votar hasta las 18.00 hora local bajo altas medidas de seguridad que intentan evitar eventuales atentados. Aunque los resultados finales no se conocerán hasta pasado un día, es decir, hasta este lunes 14 de mayo.

Estas elecciones parlamentarias son las cuartas desde el fin del Gobierno de Saddam Husein, árabe sunita, y las primeras tras la derrota territorial del Estado Islámico. Este pasado reciente es el que está en juego en Irak esta jornada.

Con EFE y Reuters

La página no ha sido encontrada

La página ya no existe o no existía en absoluto. Verifique la dirección o use los enlaces a continuación para acceder al contenido solicitado.