Saltar al contenido principal

EE.UU. baja la tensión y anuncia que sigue preparando cumbre Trump - Kim Jong-un ante rumores

La cumbre entre Kim Jong-un y Donald Trump está planeada para el próximo 12 de junio en Singapur.
La cumbre entre Kim Jong-un y Donald Trump está planeada para el próximo 12 de junio en Singapur. EFE

Ante los crecientes rumores sobre la posible cancelación por parte de Corea del Norte de la cumbre entre los dos líderes, el Departamento de Estado bajó el tono y dijo que los preparativos siguen.

Anuncios

Las maniobras "Max Thunder", unos ejercicios de combate que se llevan a cabo en la península coreana Estados Unidos y Corea del Sur, son vistos como una “provocación intencionada” por Corea del Norte que busca una distensión en las relaciones con su vecino y EE.UU.

Así lo dio a conocer este 15 de mayo la agencia oficial norcoreana KCNA, donde se planteaba que estos ejercicios militares eran un ensayo para una invasión de Corea del Norte, comunicación que abrió los rumores sobre la posibilidad de la cancelación del histórico encuentro entre Donald Trump y Kim Jong-un.

“Estados Unidos tendrá que sopesar cuidadosamente todo lo relacionado con la prevista cumbre con Corea del Norte, a tenor de estos provocadores ejercicios militares conjuntos con la participación de las autoridades de Corea del Sur", publicó KCNA.

Rápidamente Estados Unidos vía Departamento de Estado le bajó el tono a la comunicación y anunció que “no hemos escuchado nada de ese Gobierno (norcoreano) ni del Gobierno de Corea del Sur que indique que no vayamos a continuar con esos ejercicios o que no vayamos a seguir planificando nuestra reunión entre el presidente Trump y Kim Jong-un para el próximo mes", dijo en rueda de prensa la portavoz del Departamento de Estado de EE.UU., Heather Nauert.

Para Estados Unidos no hay razón de congelar los ejercicios militares con Corea del Sur, que se realizan regularmente, porque son "legales" y "no provocativos". Nauert dijo que “estas son cosas que hacemos alrededor del mundo con todos nuestros socios y aliados”.

En las maniobras entre EE.UU. y Corea del Sur participan cazabombarderos y bombarderos estratégicos de última generación

La información original de KCNA, republicada por la agencia surcoreana Yonhap, fue tomada tan en serio por Estados Unidos que la Casa Blanca también reaccionó y con la misma estrategia de bajarle el tono a la amenaza,  la portavoz Sarah Huckabee Sanders dijo en un comunicado que “Estados Unidos mirará lo que ha dicho Corea del Norte independientemente, y seguiremos coordinándonos estrechamente con nuestros aliados”.

En los ejercicios militares que Corea del Norte ve con recelo participan, según EFE, un centenar de aviones, entre ellos ocho del tipo F-22, indetectable al radar, así como cazabombarderos F-15 y bombarderos estratégicos B-52. Un gran despligue de guerra que varias veces Pyongyang ha rechazado al verlos como una amenaza de invasión.

La distensión de Corea del Norte con Corea del Sur y Estados Unidos ha tenido varios puntos de inflexión en los que se destacan la reunión entre Kim Jong-un y los presidentes Moon Jae-in (Corea del Sur) y Xi Jinping (China) además de los acuerdos de paz y desnuclearización a los que se ha comprometido Pyongyang. Por eso la reunión entre Kim y Trump es uno de los pasos más esperados e históricos entre dos naciones en continua confrontación y el miedo generalizado que provoca la amenaza nuclear.

Con EFE

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.