Saltar al contenido principal

La UE se cita con los Balcanes para anclarlos en su órbita ante la influencia rusa

Anuncios

Sofía (AFP)

Los mandatarios europeos se reúnen este jueves con sus pares de los Balcanes Occidentales en Sofía con el objetivo de garantizarles una "perspectiva europea" ante la influencia rusa en la región, pero evitando hablar de una eventual adhesión.

La cumbre, la primera desde Tesalónica en 2003, "será una oportunidad para que ambas partes reafirmen que la perspectiva europea sigue siendo la opción geoestratégica de los Balcanes Occidentales", subrayó el miércoles el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk.

Los jefes de Estado o de gobierno de Serbia, Montenegro, Macedonia, Albania, Bosnia-Herzegovina y Kosovo estarán presentes, no así el español Mariano Rajoy, el único de los líderes de la Unión Europea que decidió ausentarse al haberse cruzado una línea roja en las invitaciones.

España, Grecia, Rumanía, Eslovaquia y Chipre no reconocen la independencia unilateral de Kosovo de Serbia en 2008, si bien Rajoy será el único líder ausente, la decisión "más coherente con la posición" tradicional de Madrid, defendió el martes.

El presidente del gobierno español sí estuvo en la cena de mandatarios de la UE el miércoles por la noche en la capital búlgara, en la que acordaron una "posición unitaria" para responder a los frentes abiertos por los Estados Unidos de Donald Trump en el comercio o el programa nuclear iraní.

- 'Socios' -

La cumbre de Sofía con los Balcanes Occidentales busca aumentar la cooperación cultural, en materia de seguridad o incluso socioeconómica entre la UE y está región marcada por las guerras de los años 1990, pero los países europeos ya se cercioraron de evitar una reunión sobre adhesión.

Los europeos se ven obligados no obstante a mostrar signos de cercanía a esta región, rodeada de países de la UE, para contrarrestar la influencia creciente de otras potencias como Rusia, que aumenta su presencia mediática, pero también China o Turquía.

"Más allá de las perspectivas a largo plazo, queremos demostrar que nos preocupa el desarrollo socioeconómico de la región aquí y ahora. Invertir en infraestructuras y conexiones humanas con los Balcanes Occidentales", apuntó el miércoles Tusk, quien coordina los trabajos de los mandatarios.

La declaración, que los 28 mandatarios publicarán al término de la cumbre, evita las palabras "adhesión" o "ampliación", y se refiere a los territorios balcánicos simplemente como "socios" en general sin citar ni el nombre ni el número, según el proyecto final consultado por la AFP.

Esta formulación facilitó su adopción por los países que no reconocen Kosovo, que además consiguen que sólo se publique a 28. Los líderes balcánicos "se alinearán" a continuación con ella, según una fuente europea.

La cuestión de Kosovo, cuyo diálogo con Belgrado entablado en 2011 lleva dos años en punto muerto, no es la única preocupación de la Comisión Europea, que ya advirtió que las próximas adhesiones "a partir de 2025" se harán con los diferendos territoriales solventados.

Grecia y Macedonia se encuentran así inmersos en conversaciones que permitan a Atenas reconocer un eventual nombre para su vecino del norte -conocido en la ONU como Antigua República Yugoslava de Macedonia (ARYM)-. El país heleno cuenta con una provincia homónima.

Los primeros ministros griego, Alexis Tsipras, y macedonio, Zoran Zaev, tienen previsto reunirse en los márgenes de la cumbre para abordar la cuestión, aunque no se espera una solución este jueves en Sofía.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.