Saltar al contenido principal

El ejército israelí niega que la bebé palestina muriera por gases lacrimógenos en Gaza

Anuncios

Jerusalén (AFP)

Las Fuerzas Armadas israelíes negaron este viernes que los gases lacrimógenos utilizados por sus soldados en los disturbios sangrientos de esta semana en la frontera con la Franja de Gaza hayan causado la muerte a una bebé palestina como lo afirma el ministerio de Salud gazatí y su familia.

Los militares israelíes fundamentan su posición sobre la base de informaciones de un médico palestino que conocía a la bebé y a su familia y según el cual la niña sufría de un problema cardíaco, dijo un portavoz, el teniente coronel Jonathan Conricus, que no precisó la identidad del médico, su relación con la familia ni las condiciones en las que los israelíes recogieron su testimonio.

Conricus denunció "un nuevo ejemplo de fabricación" de parte del movimiento islamista Hamas, que controla la Franja de Gaza.

"Tenemos informaciones de que la bebé sufría un problema cardíaco y que era muy probablemente lo que causó su muerte", dijo a AFP. Agregó que esas informaciones provenían de un médico palestino anónimo.

El ministerio de Salud de Gaza, interrogado el viernes, mantuvo que la niña de ocho meses murió por los gases lacrimógenos, y agregó que esperaba los resultados del médico forense para saber si ya sufría una enfermedad.

"Concluimos que la bebé murió por los gases israelíes", repitió el viernes Ashrad al Qodra, portavoz del ministerio de Salud.

"¿Padecía una enfermedad? Esperamos que el médico forense termine el informe, que podría ser el domingo", dijo a AFP.

La muerte de Leila al Ghandur, anunciada el martes, provocó una profunda emoción. El lunes, los soldados israelíes desplegados en la frontera entre Israel y la Franja de Gaza mataron a 59 palestinos que participaban en una manifestación multitudinaria por el traslado de la embajada de Estados Unidos a Jerusalén.

Según el ministerio gazatí la niña, que fue enterrada el martes, falleció tras inhalar gases disparados por los soldados israelíes.

Su familia acusa al ejército de "haberla matado", sin evocar las circunstancias en las que un menor de esa edad se encontraba en el corazón de los disturbios.

Según la familia de Leila al Ghandur, su madre, de 17 años, había dejado a su hija a uno de sus hermanos porque tenía cita con el dentista y fue uno de sus hermanos el que llevó a la niña a la frontera para reunirse con otros miembros de la familia.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.