Saltar al contenido principal

Opositores venezolanos presos ponen fin a toma de calabozos

Anuncios

Caracas (AFP)

Un grupo de opositores presos puso fin a una protesta en la sede del servicio de inteligencia (Sebin) en Caracas, a la que se había sumado un estadounidense acusado de espionaje, informó este viernes uno de los reclusos.

"Queremos informarle al país que a esta hora las instalaciones ya están bajo control de los funcionarios del Sebin", aseguró el opositor Villca Fernández en un audio enviado a la prensa por internet desde las celdas del edificio policial, en Caracas.

Fernández dijo que la situación se normalizó la noche del jueves tras negociaciones con la Fiscalía y la Defensoría del Pueblo, que permitieron el traslado de decenas de presos comunes desde El Helicoide -sede del Sebin- a otras cárceles.

"Logramos la libertad de los cuatro menores de edad (...) y que se trasladaran alrededor de 68 presos comunes a sus respectivos penales como lo había emanado un tribunal", señaló el detenido.

El jueves el fiscal general, Tarek William Saab, reportó el traslado de 72 reos comunes luego de conversaciones con los opositores, que se negaban a ingresar a sus celdas desde el pasado miércoles.

En el Sebin estaban recluidas 256 personas, de las cuales 54 por "razones políticas", según la ONG Foro Penal, que cifra en 338 los "presos políticos" en Venezuela.

También está detenido allí el mormón estadounidense Joshua Holt, acusado de espionaje y de planear acciones contra el gobierno del presidente socialista Nicolás Maduro.

Aunque Fernández no denunció atropellos en la retoma de las instalaciones, Ana Karina García, dirigente del partido Voluntad Popular, denunció este viernes que se produjo "a la fuerza".

"No le hicieron nada a los muchachos más allá del forcejeo. Pero en principio están bien, en teoría van a revisar caso a caso los de los presos políticos", comentó a la AFP.

"Seguimos en pie de lucha y exigiendo la libertad para todos los presos políticos (...), que se garanticen los derechos humanos de todos los presos", indicó Fernández.

El fiscal general aseguró que la protesta se inició luego de que un preso común golpeara violentamente a Gregory Sanabría, uno de los opositores encarcelados, que luego tomaron un "pequeño pasillo" a la entrada de El Helicoide.

Aún no se ha aclarado cómo los internos tomaron el control de ese espacio, pues no estaban armados, ni cómo pudieron enviar videos y fotos de lo ocurrido.

"Salimos bien de una situación que pudo haber sido muy peligrosa, porque jugaron a que ocurriera un hecho de sangre", afirmó Saab en la televisora oficial, indicando que con ello se pretendía empañar las elecciones del domingo en las que Maduro busca la reelección.

En audios y videos, los opositores presos llamaron a no votar siguiendo la línea de la coalición de partidos Mesa de la Unidad Democrática (MUD), que considera los comicios como una "farsa" para perpetuar a Maduro.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.