Saltar al contenido principal

Nicolás Maduro, el líder de una revolución en crisis

El presidente Nicolás Maduro asiste a un acto de campaña en Caracas el 3 de febrero de 2018.
El presidente Nicolás Maduro asiste a un acto de campaña en Caracas el 3 de febrero de 2018. Federico Parra / AFP

Tres días después de la muerte de Hugo Chávez, Nicolás Maduro fue nombrado presidente encargado de Venezuela y, desde su juramentación, se comprometió a seguir el ejemplo del “eterno comandante” de la revolución bolivariana.

Anuncios

Nicolás Maduro nació en 1962. Culminó sus estudios de secundaria, pero nunca asistió a la universidad. Fue conductor de Metrobus, dirigente sindicalista, ministro de Relaciones Exteriores, vicepresidente y el hombre leal de Hugo Chávez. Ocupa la Presidencia de Venezuela desde el 8 de marzo de 2013.

Cuando Maduro trabajaba para el Metro de Caracas inició su carrera sindical y pronto se convirtió en dirigente del SITRAMECA, el Sindicato Bolivariano de los Trabajadores y Trabajadoras del Metro de Caracas.

Fue entonces cuando se acercó a la política y se convirtió en militante del Movimiento Bolivariano Revolucionario 200, fundado por el entonces teniente coronel del Ejército, Hugo Chávez.

Nicolás Maduro y el inicio de su relación con Hugo Chávez

Tras el fallido intento de Golpe de Estado de febrero de 1992, Chávez terminó en prisión y un año después Maduro lo visitó en la Cárcel de San Francisco de Yare, donde pasó su cautiverio.

Ese fue el comienzo de una relación que cada vez fue más cercana. En 1994, Chávez salió indultado de la cárcel y desde entonces, Maduro fue uno de los colaboradores que le ayudó a fundar su partido político, el Movimiento V República (MVR).

Con esa agrupación Chávez logró la Presidencia en 1998 y al año siguiente, Maduro fue elegido diputado de la Asamblea Constituyente. Posteriormente, en el año 2000, ocupó el cargo de diputado de la Asamblea Nacional, en el que fue reelecto en 2005, cuando se convirtió en presidente del órgano legislativo hasta el 7 de agosto de 2006.

Maduro entra al Ejecutivo: canciller, vicepresidente y presidente

Ese mismo año, por petición de Chávez, Maduro entró a formar parte de su gabinete como ministro del Poder Popular para Asuntos Exteriores. En la Cancillería estuvo hasta 2012, mientras que el cáncer que enfrentaba el mandatario avanzaba.

El presidente venezolano, Hugo Chávez (izq.), habla con el canciller venezolano, Nicolás Maduro, durante la firma de un acuerdo con empresarios chinos el 17 de octubre de 2006 en el palacio presidencial de Miraflores, en Caracas.
El presidente venezolano, Hugo Chávez (izq.), habla con el canciller venezolano, Nicolás Maduro, durante la firma de un acuerdo con empresarios chinos el 17 de octubre de 2006 en el palacio presidencial de Miraflores, en Caracas. Juan Barreto / AFP

Fue entonces cuando, tras la victoria de Chávez en las presidenciales del 10 de octubre, Maduro fue nombrado vicepresidente ejecutivo, lo que la oposición y parte del chavismo consideraron una jugada política para que en los dos cargos más importantes del país estuvieran los hombres más leales al jefe de Estado, pues en la Presidencia de la Asamblea Nacional estaba Diosdado Cabello.

El 8 de diciembre de 2012, en un su última alocución televisada y transmitida por radio, Chávez pidió que Maduro fuera designado presidente de la República si él no lograba recuperarse.

“Mi opinión firme, plena como la luna llena, irrevocable, absoluta, total, es que, en ese escenario que obligaría a convocar, como manda la Constitución, de nuevo a elecciones presidenciales ustedes elijan a Nicolás Maduro como presidente de la República”, indicó el mandatario.

Las polémicas del mandato de Nicolás Maduro: reformas, derechos humanos, carestía...

El 9 de enero de 2013, el jefe de Estado designó a Maduro presidente del Consejo de Ministros y el 5 de marzo, fue Maduro quien anunció el fallecimiento del Hugo Chávez.

Desde entonces, las polémicas han rodeado su vida política. Según el Artículo 233 de la Constitución, el cargo debía ser ocupado por el presidente de la Asamblea Nacional, que en ese momento era Diosdado Cabello.

Sin embargo, por decisión del Tribunal Supremo de Justicia fue nombrado presidente encargado y en las elecciones del 14 de abril, logró el triunfo con el 50,61 % de los votos, derrotando a Henrique Capriles.

Amado por una parte de la población venezolana y rechazado por la otra, Maduro ha impulsado numerosas reformas que, de acuerdo con la oposición y con numerosos líderes internacionales como los expresidentes José María Aznar, Felipe Calderón, Laura Chinchilla y Jorge Tuto Quiroga, ha llevado al país a la peor crisis social y económica de su historia.

El presidente Nicolás Maduro pronuncia un discurso durante el día del trabajo en Caracas el 1 de mayo de 2018.
El presidente Nicolás Maduro pronuncia un discurso durante el día del trabajo en Caracas el 1 de mayo de 2018. Federico Parra / AFP

En noviembre de 2015, la Administración para el Control de Drogas (DEA), detuvo en Haití a Efraín Antonio Campo Flores y Francisco Flores de Freitas, dos sobrinos de la esposa de Maduro, Cilia Flores, por conspirar para transportar 800 kilogramos de cocaína a Estados Unidos. En diciembre de 2017, una corte federal de Manhattan los sentenció a 18 años de cárcel (216 meses de prisión).

En mayo de 2017, el jefe de Estado firmó un decreto para modificar la Constitución con el que se disolvió la Asamblea Nacional, con mayoría opositora, y se creó la Asamblea Nacional Constituyente, no reconocida por más de una veintena de países.

En febrero de 2018, Amnistía Internacional indicó que, desde que Maduro se encuentra en la Presidencia, Venezuela vive la peor crisis de derechos humanos de su historia moderna.  De igual forma, un mes después, la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos de Naciones Unidas, indicó que “la situación de los derechos humanos en Venezuela es profundamente alarmante”.

Según el jefe de esa oficina, Zeid Ra’ad Al Hussein, “la malnutrición ha aumentado dramáticamente en todo el país, afectando en particular a niños y ancianos, informes confiables indican que los programas de asistencia del gobierno a menudo están condicionados a consideraciones políticas”.

Asimismo, de acuerdo con el Informe Mundial 2018 de Human Rights Watch “actualmente no quedan en Venezuela instituciones gubernamentales independientes en pie que puedan poner freno al poder ejecutivo”.

El texto señala que “a través de una serie de medidas, el gobierno venezolano, con Maduro en la Presidencia y, anteriormente, con Chávez, ha copado los tribunales de jueces que ni siquiera pretenden actuar de manera independiente”.
La organización condena la represión violenta, los encarcelamientos de políticos, el juzgamiento de civiles por tribunales militares, la falta de atención y productos básicos, las condiciones deficientes en centros de detención y la impunidad, entre otros.

Las cifras de Venezuela bajo el Gobierno de Nicolás Maduro

Según cifras del Fondo Monetario Internacional, en 2013, cuando Maduro llegó a la Presidencia, Venezuela tenía una inflación del 43,5 %; para 2018, el índice se estima que el índice se ubica en 13.864 %.

El mandatario ha aumentado el salario mínimo en más de 20 ocasiones durante sus cinco años de Gobierno. En 2013, cuando asumió la jefatura del Estado, se ubicaba en 2.047 bolívares; actualmente es de 2'555.500 de bolívares.

De acuerdo con un análisis de la cadena inglesa BBC realizado en mayo de 2018, el elevado salario mínimo que tiene Venezuela únicamente alcanzaría para comprar 2,3 latas de atún o 1,86 kilos de pollo o 910 gramos de queso o 3,75 kilos de papas o 7,5 rollos de papel higiénico.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.