Saltar al contenido principal

Boda real: así fue como el príncipe Harry y Meghan Markle se dieron el "sí" en Windsor

El príncipe Harry, duque de Sussex y Meghan, duquesa de Sussex se besan al salir de la Capilla de St. George en el Castillo de Windsor después de la ceremonia de su boda real, en Windsor. Reino Unido, 19 de mayo de 2018.
El príncipe Harry, duque de Sussex y Meghan, duquesa de Sussex se besan al salir de la Capilla de St. George en el Castillo de Windsor después de la ceremonia de su boda real, en Windsor. Reino Unido, 19 de mayo de 2018. Neil hall / Reuters

El príncipe Harry y Meghan Markle se convirtieron en los nuevos duques de Sussex, tras dar el "sí" en la capilla de St. George el sábado 19 de mayo en horas del mediodía. La boda real no escapó al recuerdo de lady Diana ni a los momentos emotivos.

Anuncios

En una mañana soleada en Windsor, una joven estadounidense de 36 años contrae nupcias con el príncipe Harry de Gales.

La solemne ceremonia comenzó a las doce del mediodía hora local.

Años atrás, en su adolescencia, Meghan Markle hace un viaje con amigas y posa frente al palacio de Buckingham, como lo haría cualquiera.

Una turista más, una chica sonriente que admiraba y seguía a la familia real.

Ahora desciende las escalinatas de la capilla de Windsor como la duquesa de Sussex, bajo la mirada de millones de personas.

El cuento de hadas se desenvuelve frente a los ojos de millones de espectadores, la mañana del viernes 19 de mayo, sin embargo hay novedad en este nuevo capítulo de la casa real de Windsor.

Meghan Markle, no solo es extranjera sino birracial y divorciada, unas características que hasta hace poco significaban un rotundo “no” para pertenecer a la familia real.

Pero bajo la aprobación de la reina Elizabeth II, los novios sortearon toda clase de crítica o polémica hasta llegar al altar.

El protocolo real y el vestido de Meghan Markle

Horas previas a la solemne ceremonia, los invitados comenzaron a llegar, convirtiendo rápidamente el paisaje campestre, en un desfile de alta moda.

Desde aristocráticos hasta personalidades de diferentes sectores acataron los protocolos de vestimenta de Kensington.

Entre los personajes más comentados que asistieron al evento se encuentra la controversial Sara Ferguson, duquesa de York y ex nuera de la Reina; Charles Spencer y lady Jane Fellowes, hermanos de la fallecida princesa Diana de Gales.

Fellowes, realizó una de las lecturas del servicio religioso en nombre de la familia Spencer.

El príncipe Harry portó su uniforme militar al igual que su padrino de bodas, el príncipe William.

Markle quien era la más esperada, llegó en un carro de época y portó un vestido diseñado por la inglesa Clare Waight Keller en nombre de la casa de modas francesa, Givenchy.

Un vestido totalmente blanco y minimalista, con reminiscencias al vestido de novia de la fallecida princesa de Mónaco Grace Kelly.

El delicado traje contaba con una cola de 5 metros de longitud y un bordado de flores en el velo que representaban las flores típicas de cada uno de los 53 países que conforman la Commonwealth (Mancomunidad de Naciones).

La tiara de diamantes fue prestada por la reina Elizabeth II y perteneció a la reina Mary.
 

Una ceremonia única y poco convencional

Ante la ausencia de su padre, la actriz americana caminó con el padre de Harry, el príncipe Charles, respondiendo a uno de los últimas interrogantes del día, pues  se había filtrado a la prensa, que Meghan caminaría sola hasta el altar.

Los novios impusieron su sello personal con el violonchelista Sheku Kanneh-Mason de 19 años de edad. Kanneh-Mason fue el primer músico negro en ganar el premio al “Joven Músico del Año de la BBC" en 2016.

Markle, descubrió al músico por medio de videos en la web y sin dudarlo le pidió que se presentara en su gran día. "Me quedé boquiabierto cuando la Sra. Markle me llamó para preguntar", dijo Sheku Kanneh-Mason a la prensa inglesa.

Un multiétnico coro de gospel, amenizó la boda real entonando "Stand By Me" del cantante estadounidense, Ben. E. King, ofreciendo uno de los momentos más sublimes del evento.

La princesa Diana en la boda de Harry y Meghan

El recuerdo de la princesa Diana estuvo presente en detalles como la decoración con rosas blancas en las columnas de la capilla, petición del príncipe Harry, y la entonación del himno "Guide Me, O Thou Great Redeemer", tema que dio inicio al funeral de la llamada “princesa de corazones”.

Varios medios internacionales notaron que al lado del príncipe William hubo un asiento deliberadamente vacío, lo cual se dio a entender como una especie de tributo a “Lady Di”, ya que algunos medios de comunicación apuntan, como el periódico “The Sun” , que ese puesto hubiera estado reservado para ella.

"Serían como uña y carne, sin duda. Creo que probablemente serían las mejores amigas” - dijo el príncipe Harry en su primera entrevista concedida con Meghan en relación a su madre.

El príncipe Harry y Meghan Markle no dejaron de intercambiarse miradas de afecto en la ceremonia que duró una hora y quince minutos exactos.

Al convertirse oficialmente en “marido y mujer”, los nuevos duques de Sussex realizaron el recorrido por Windsor en un carruaje de época, acompañados por la guardia real en sus flamantes trajes rojos, símbolo de la monarquía británica.

El recorrido duró aproximadamente 25 minutos, el cual atravesó calles y avenidas icónicas como King’s Street, High Street y Long Walk.

Los recién casados saludaron a la multitud que se encontraba a los lados del camino. 500 mil personas aproximadamente, se asentaron desde la noche anterior u horas tempranas del mismo día, para ser testigos de la unión.

La Reina Elizabeth II realizó una recepción justo después del recorrido del carruaje en nombre de su nieto y posteriormente, a las siete de la noche celebraron la recepción con más de 600 invitados en “Frogmore House”, en las inmediaciones del castillo de Windsor.

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.