Saltar al contenido principal

"Ahora hacemos una comida al día": venezolanos cuentan desde sus casas el proceso de hiperinflación

Un hombre vende plátanos en una calle de Maracaibo, Venezuela el 3 de mayo de 2018. En medio de apagones, precios disparados, escasez de alimentos, medicinas y transporte, los venezolanos irán a las elecciones el próximo 20 de mayo angustiados por sobrevivir a una de las peores crisis del país petrolero.
Un hombre vende plátanos en una calle de Maracaibo, Venezuela el 3 de mayo de 2018. En medio de apagones, precios disparados, escasez de alimentos, medicinas y transporte, los venezolanos irán a las elecciones el próximo 20 de mayo angustiados por sobrevivir a una de las peores crisis del país petrolero. Federico Parra / AFP

Venezuela vive en medio de la escasez de alimentos y medicinas, fruto de una aguda crisis económica. La hiperinflación podría superar el 13.000% a finales de este año, según el FMI.

Anuncios

Nelly Alarcón vive en una zona humilde de Caracas. Acaba de regresar del supermercado y lo hace con las manos vacías. Trató de comprar productos a precio regulado por el Gobierno, más económicos, pero no encontró.

Sí había papel higiénico, un producto que hace meses no ve en su casa, pero no pudo comprar o porque su precio era más alto que el sueldo que recibe como empleada en una alcaldía. "Costaba 614 mil bolívares dos rollos y yo gano 300 mil bolívares quincenal", dice.

Para sustituir este producto de primera necesidad, tiene sus métodos. “Almacenamos agua y nos lavamos con el jabón que tengamos, la mayoría de venezolanos en las casas está haciendo”.

A los dos días, Alarcón regresó al mismo supermercado tras haber reunido dinero y comprar el papel higiénico. No quedaba. "Cuando haya de nuevo, llegará en 700, 800, 900 mil bolívares. Sube a cada rato".

Este episodio se vive casi a diario en el seno de las familias venezolanas que, según los expertos se encuentran en un proceso acelerado de empobrecimiento por culpa de la inflación. La Asamblea Nacional, de mayoría opositora, calcula que entre abril de 2017 y abril de 2018 ha podido alcanzar un 3.000%.

Y eso se nota en los bolsillos y en las neveras. "En la mayoría de casas venezolanas se comía tres veces al día, y nosotros aquí ahora hacemos una comida al día. Hacemos una comida grande", dice mientras no puede contener las lágrimas.

Según el economista Omar Zambrano, en 2018 Venezuela está viviendo inflaciones mensuales de 80% y se espera que cierre al año en más de 100 mil %. "Estamos en una fase de la hiperinflación que es lo que los economistas llamamos inestable, donde todos los precios se ajustan desordenadamente. Como no hay ninguna referencia, o ancla en la economía, alguna referencia que las personas y productores puedan ver, hay como la competencia entre todos contra todos".

David Paravisini: "es un ataque brutal contra la economía venezolana dirigida por Estados Unidos"

El profesor universitario e integrante de la Asamblea Nacional Constituyente, David Paravisini tiene otra opinión sobre el proceso inflacionario. Asegura que mafias de Colombia imponen un precio al dólar en Venezuela y esto altera los precios del mercado porque casi todo lo que se consume en el país es importado. "Es un ataque brutal contra la economía venezolana dirigida por Estados Unidos y con apoyo en estas organizaciones delincuenciales ubicadas en Cúcuta y que fijan el tipo de cambio de manera arbitraria".

Darwin Paradas sale a diario en busca de las medicinas que su madre necesita para el corazón y para tratar una osteomielitis. Muchas veces se ha tenido que tratar con antibióticos también, pero entre la escasez y el alto precio se le hace cuesta arriba comprar cualquier medicamento.

En un viaje a la farmacia a buscar siete de los medicamentos solo encontró uno a 2 millones 500 mil bolívares, que no pudo pagar porque no le alcanza ni con la pensión de su madre ni con su sueldo.

Critica que el Gobierno dé por respuesta al problema que todo es un ataque internacional.  "Yo no me he hecho más tratamiento. Hemos intentado medicina alternativa como la homeopática que nos ha resultado un poco pero por lo costoso también he decido estar a la buena de Dios. Mi mamá tiene alrededor de tres meses que no toma tratamiento completo y lo que decimos es que sea lo que Dios quiera y no tenemos más opción. O es comprar las medicinas o comida y lo primordial es comer".

Venezuela está viviendo los peores embates macroeconómicos que haya vivido Latinoamérica los últimos años. Nelly Alarcón está desesperanzada y cree que la situación va a ir peor, porque a su juicio, nadie se está avocando a resolver el problema de la inflación, y los venezolanos se están muriendo de hambre.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.