Saltar al contenido principal

En los estands de M5S y la Liga, los militantes están contentos con la alianza

Anuncios

Milán (AFP)

En los estands del partido antisistema italiano Movimiento 5 Estrellas (M5S) y la ultraderechista Liga en Milán, los militantes explicaban este domingo el programa de gobierno común a unos simpatizantes que a menudo se mostraban entusiastas, aunque a veces también dubitativos.

Durante el fin de semana, los simpatizantes de la Liga estaban invitados a pronunciarse sobre el acuerdo de gobierno anunciado el viernes por ambas formaciones, y que ya fue aprobado ese mismo día por el 94% de los militantes del M5S mediante una votación a través de internet.

El programa común incluye promesas clave del M5S como el ingresos mínimo de ciudadanía y la lucha contra la corrupción, pero el folleto de la Liga solo menciona los 10 puntos que conciernen más de cerca a su electorado de extrema derecha: impuestos, jubilaciones, inmigración, seguridad...

"Estoy contento con este acuerdo", asegura Sergio Gau, un consultante simpatizante del M5S en un estand en Milán. "Espero que esto ayude a relanzar la economía dando más financiación a las pequeñas y medianas empresas, que son la base de la economía italiana", afirma.

Más allá de las diferencias políticas con la Liga, es la "naturaleza xenófoba" de algunos miembros de ese partido ultraderechista lo que más le preocupa. Pero, considera, "es correcto que nuestro país tome medidas para controlar la inmigración, no podemos ser la puerta de entrada para todos".

La Liga y el M5S anunciaron el viernes un "contrato de gobierno" que da la espalda a la austeridad y a los dictados de Bruselas y promete una gran firmeza contra la corrupción, todas las formas de delincuencia y la inmigración.

Pero el domingo persistía el misterio sobre el perfil y el nombre del próximo jefe del gobierno.

- "No es ideal gobernar conjuntamente" -

El líder de la Liga, Matteo Salvini, anunció el domingo un acuerdo sobre la composición del próximo ejecutivo, que el lunes someterán al presidente Sergio Mattarella.

"Nos hemos puesto de acuerdo sobre el jefe y los ministros del gobierno y esperamos que nadie ponga su veto a una elección que representa la voluntad de la mayoría de los italianos", anunció Salvini, precisando que ni él ni Luigi Di Maio, líder del M5S, serían primer ministro.

Antoni Renna, un empleado de correos que durante mucho tiempo votó por el centroizquierda antes pasarse al M5S, estima que los dos nuevos aliados han "escuchado al pueblo de Italia" y podrán trabajar juntos en numerosos temas.

Sin embargo, en otra plaza de la ciudad, el humor es menos entusiasta frente a un estand cubierto de banderas azules de la Liga y carteles con el rostro de Matteo Salvini.

"No es ideal gobernar conjuntamente con el Movimiento 5 estrellas porque no tenemos gran cosa en común", afirma Giorgio Corti.

"Pero antes que dejar el gobierno en las manos de un tecnócrata que no ha sido elegido, es mejor aliarse con alguien que no es como nosotros. Lo más importante es que la izquierda no gobierne porque ha arruinado a Italia", insiste este técnico.

Tampoco se muestra entusiasmado Paolo Bertini, pero este ingeniero también ha venido a votar sí, "porque hace falta un gobierno", dice, aunque duda que las promesas del programa común sean realizables.

"Me preocupa la reforma de las pensiones (que prevé reducir la edad de jubilación en el segundo país con la población más vieja del mundo) si no hay una alternativa concreta", asegura.

Massimo Suardi, chófer, es más optimista: "Creo que este acuerdo está muy bien para nuestro país. Espero que nos traiga un futuro mejor".

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.