Saltar al contenido principal

Erdogan asiste a controvertido mitin electoral en Bosnia

Anuncios

Sarajevo (AFP)

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, habló este domingo ante miles de expatriados turcos en Sarajevo en el único mitin electoral antes de las elecciones turcas al que asistió fuera de Turquía luego de que otros países europeos prohibieran eventos políticos turcos en sus territorios.

La capital de Bosnia-Herzegovina fue elegida para el mitin antes de las elecciones presidencial y legislativa del 24 de junio en Turquía. Alemania, Austria y Holanda prohibieron la visita a sus territorios de políticos turcos para participar en actos electorales, lo que provocó tensión en las relaciones diplomáticas con Ankara.

Unos 3 millones de expatriados turcos, de los cuales 1,4 millones están en Alemania, pueden participar en los comicios del 24 de junio.

Varios miles de personas, provenientes de Alemania, Austria, Dinamarca y Francia se congregaron en el estadio olímpico de Sarajevo para asistir al mitin, constató la AFP.

Las medidas de seguridad estaban a la altura de este evento, el único mitin fuera de Turquía al que asistirá Erdogan.

- 'Sultán Erdogan' -

Había pocas posibilidades de que Bosnia-Herzegovina prohibiera el mitin dados los estrechos vínculos entre el líder bosnio musulán Bakir Izetbegovic y su formación política SDA con el Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP) turco de Erdogan.

Según la prensa local, el AKP planea abrir pronto una oficina en este país.

"Alá es grande" o "Sultán Erdogan" vivó la multitud cuando llegó el presidente turco acompañado por Bakir Izetbegovic.

Erdogan urgió a la diáspora turca a participar en la política de sus respectivos países y a que obtengan las ciudadanías correspondientes.

"Tengo una solicitud, tengan un papel activo en los partidos políticos de los países en los que viven", dijo a la multitud en un discurso de casi una hora.

"Deben obtener un lugar en esos parlamentos", añadió. "Deben obtener la ciudadanía de esos países en los que están", dijo.

"No digan 'no la tomaré'. Obténganla. Si la dan, tómenla", insistió.

Izetbegovic, que es el miembro musulmán de la presidencia tripartita bosnioherzegovina, urgió a la multitud a que vote por Erdogan, un "hombre que Dios envía".

"Si lo pide, moriremos por él", dijo Muhamed Yanik, un estudiante de 20 años, que viajó 28 horas en autobús desde Alemania para asistir al mitin.

- 'Sin agenda oculta' -

A pesar que la visita fuera autorizada, el viaje de Erdogan provocó controversia y el apoyo no fue unánime.

"Por supuesto que me molesta. ¿Por qué hace un mitin en Bosnia y no en Turquía?", se ofuscó Spomenka Beus, una jubilada de 74 años.

Muchos ven en esta visita la expresión de un "neo-otomanismo". Los Balcanes estuvieron durante cuatro siglos bajo la tutela de los sultanes del imperio otomano, hasta 1878.

El director de cine Dino Mustafic, de Sarajevo, ironizó en su cuenta Twitter sobre "este mitin emotivo y romántico de los tiempos coloniales", en donde "el pobre sujeto local aplaudirá con fervor a su sultán".

En una conferencia de prensa junto a Bakir Izetbegovic, Erdogan intentó tranquilizar a sus anfitriones: "Turquía no tiene un programa oculto, y nunca tuvo, descontanto el bienestar, la unidad y el desarrollo económico de Bosnia-Herzegovina".

Turquía tuvo un papel importante en la reconstrucción de este pequeño país luego de la guerra multicomunitaria de los años 1992-1995, e impulsa una política de inversión dinámica como en todos los Balcanes.

La mitad de los 3,5 millones de bosniosherzegovinos son musulmanes, un tercio son serbios ortodoxos, los croatas católicos cuenta por un 15% de la población.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.