Saltar al contenido principal

Italia espera el nombre de su futuro primer ministro

Anuncios

Roma (AFP)

Dos meses y medio después de las últimas elecciones en Italia, el partido antisistema Movimiento 5 Estrellas (M5S) y la Liga (extrema derecha) tienen previsto presentar este lunes al presidente Sergio Mattarella su propuesta de nuevo primer ministro.

Se espera que la cita, que todavía no tiene una hora fijada, tenga lugar por la tarde.

En los últimos días, los jóvenes líderes de ambas formaciones, Luigi Di Maio (M5S), de 31 años, y Matteo Salvini (Liga), de 45, concluyeron un acuerdo, validado por el 90% de sus bases, un "contrato de gobierno" que prevé dejar atrás la austeridad y luchar contra los "dictados" de Bruselas.

Ambos soñaban con dirigir el primer gobierno antisistema de Italia pero la lucha de egos y los resultados de las legislativas los obligaron a elegir a un tercero para gobernar.

Según la prensa italiana, Di Maio y Salvini se reservarán puestos importantes: el ministerio del Interiores para Salvini y el de Desarrollo Económico, que incluye la cartera de Trabajo, para Di Maio.

"Nos pusimos de acuerdo sobre el jefe y los ministros de gobierno y esperamos que nadie ponga un veto a esta elección, que representa la voluntad de la mayoría de los italianos", dijo Salvini el domingo.

La prensa apuesta por Giuseppe Conte, de 54 años, como primer ministro, un jurista y académico de derecho en Florencia y Roma, especialista en justicia administrativa.

Pese a que es casi desconocido, tiene una larga trayectoria en prestigiosas universidades extranjeras como Yale, Cambridge y La Sorbona.

También suena el nombre de Andrea Roventini, de 41 años, un economista que da clases en la universidad de Pisa.

Otros medios citan a Paolo Savona, de 81 años que fue ministro de Industria entre 1993-1994 y que siempre se opuso al tratado europeo de Maastricht.

- Berlusconi promete "oposición razonable" -

Pese a que no tiene ninguna oportunidad, el líder de Forza Italia, Silvio Berlusconi, enfrentado con Salvini, que sin embargo fue su aliado en las legislativas, se ofreció para volver al poder.

"Salvini nunca habló en nombre de la coalición, sólo en nombre propio y de la Liga", dijo el viernes Berlusconi, que prometió "una oposición razonable y crítica".

La constitución italiana establece que el presidente de la República, Sergio Mattarella, designa al primer ministro y después, a propuesta de este último, a sus ministros.

Mattarella también examinará el programa de gobierno acordado por el M5S y la Liga, que promete crecimiento, limitar la edad de jubilación, mano dura contra la corrupción y un giro en materia de seguridad con un sesgo antiinmigrantes y antiislam.

La versión final del programa dejó fuera medidas como la salida del euro o la quita automática de parte de la colosal deuda pública italiana.

Según un sondeo publicado el domingo por La Repubblica, seis de cada diez italianos son favorables a un gobierno Liga-M5S. Sólo un cuarto de los electores piensa que este proyecto fracasará.

Sin embargo, en los últimos días la prensa italiana denunció con tono alarmista las principales propuestas, asegurando que costarán decenas de miles de euros.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.