Saltar al contenido principal

Australia: un arzobispo fue declarado culpable de encubrir casos de pederastia

El arzobispo de Adelaida, Philip Wilson, abandona el Tribunal Local de Newcastle (Australia) el 22 de mayo de 2018, tras ser declarado culpable de encubrir casos de pederastia durante la década de 1970.
El arzobispo de Adelaida, Philip Wilson, abandona el Tribunal Local de Newcastle (Australia) el 22 de mayo de 2018, tras ser declarado culpable de encubrir casos de pederastia durante la década de 1970. Peter Lorimer, EFE

Philip Wilson, jefe de la Iglesia de Adelaida y expresidente de la Conferencia Episcopal en Australia, fue condenado por encubrimientos de casos de abuso sexual infantil y se enfrenta a una pena máxima de dos años de prisión.

Anuncios

Wilson fue declarado culpable por el encubrimiento de abusos sexuales de menores perpetrados por otro sacerdote, James Fletcher, de los cuales había sido informado en 1976 cuando era asistente de un párroco en el estado de Nueva Gales del Sur.

Fletcher fue declarado culpable en 2004 de nueve cargos de abuso sexual infantil y murió en la cárcel en 2006 luego de un ataque cerebral.

Los abogados de Wilson -que lleva un marcapasos y fue diagnosticado recientemente con mal de Alzheimer en etapa temprana- habían argumentado que el clérigo no sabía que Fletcher había abusado de un niño y que nunca debió ser procesado por encubrimiento porque en aquella época esos hechos hubieran sido considerados “actos indecentes” y no delitos.

No obstante, el juez del tribunal de Newcastle, Robert Stone, consideró que la ofensa había sido probada y que Wilson “quiso proteger a la iglesia y su imagen” y encubrió los casos al no trasladarlos a la Policía.

Según informó la cadena Australian Broadcasting Corp., Stone, que anunciará la condena que impone al prelado el próximo 19 de junio, rechazó que Wilson no recordara una conversación que tuvo en 1976 con una víctima –que en aquél momento habría tenido alrededor de 15 años-, en la que describió cómo Fletcher abusó de él unos años antes.

“Obviamente estoy decepcionado por la decisión publicada hoy”, dijo Wilson en un comunicado de prensa, a la vez que informó que consultará con sus abogados antes de decidir sus próximos años.

En tanto, la Conferencia de Obispos Católicos de Australia, una asamblea colegial de obispos y el principal cuerpo católico del país, remarcó que Wilson mantuvo su inocencia durante todo el proceso judicial y evitó comentar sobre su futuro como arzobispo de Adelaida.

En 2017, Australia concluyó una investigación de cinco años solicitada por el gobierno sobre los casos de abuso sexual infantil en iglesias y otras instituciones, en medio de acusaciones en distintas partes del mundo sobre la protección que las entidades religiosas brindaron a sacerdotes pedófilos, trasladándolos de parroquia en parroquia.

Esa pesquisa determinó que el 7 por ciento de los sacerdotes católicos que trabajaron en la Iglesia en Australia entre 1950 y 2010 habían sido acusados de delitos sexuales contra niños y que casi 1.100 personas habían presentado demandas de agresión sexual infantil contra la Iglesia Anglicana durante 35 años.

En tanto, una comisión que investigó la respuesta institucional a la pederastia en Australia concluyó que la Iglesia Católica recibió quejas de 4.500 personas por presuntos abusos de unos 1.880 clérigos entre 1980 y 2015.

Peter Craigh, víctima de abuso, consideró que el fallo puede “desarmar la hipocresía y el engaño”

Peter Creigh, una de las víctimas de Fletcher, celebró el fallo del juez y remarcó que la decisión "puede desarmar la hipocresía, el engaño, el abuso de poder y la confianza que muestra" la Iglesia Católica.

“Es un punto de inflexión. Ha sido muy difícil para muchas víctimas. Espero que tenga impacto en el Vaticano", agregó el antiguo oficial de la Policía de Nueva Gales del Sur, Peter Fox, quien ya había denunciado antes que la iglesia encubrió a Fletcher.

El caso contra Wilson se centra en el ocultamiento que este hizo de los abusos cometidos por Fletcher contra dos monaguillos, Peter Creigh, que entonces tenía 10 años, y otra persona que no ha sido identificada, cuando el ahora arzobispo era asistente en la parroquia de East Maitland, en Newcastle.

El juez acreditó como creíble y veraz el testimonio de Creigh sobre los abusos que sufrió, así como la conversación que tuvo con Wilson sobre los hechos en 1976. Para el magistrado, la víctima “no tenía motivo o interés en engañar o inventar la conversación” y consideró inadmisible que el arzobispo no recordara los hechos.

El otro monaguillo también reveló lo ocurrido a Wilson durante una confesión ese mismo año, cuando tenía 11 años.

Otro fallo que sacude al Vaticano en tiempos turbulentos

La decisión del juez Roberto Stone coincide con el juicio que el cardenal George Pell, "número tres" del Vaticano, afronta en Australia, cuyos detalles no pueden ser divulgados hasta que concluya el proceso por orden judicial.

La investigación en Australia llevó a varios arzobispos australianos a admitir, a principios de año, que la Iglesia Católica del país tuvo una respuesta equivocada ante los casos de pederastia, la cual lindó con la “negligencia criminal”.

El fallo contra Wilson suma un nuevo dolor de cabeza al Vaticano y al líder mundial de la congregación, el Papa Francisco, que lucha para intentar lavar la imagen de la Iglesia marcada por las acusaciones de abuso sexual.

Cabe recordar que la semana pasada, 34 obispos chilenos anunciaron su renuncia por los escándalos de abusos sexuales y su posterior encubrimiento por parte de varios miembros de la jerarquía eclesiástica chilena durante los años ‘80 y ‘90.

Con Reuters y EFE

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.