Saltar al contenido principal

Iglesia adopta perfil bajo en referéndum sobre el aborto en Irlanda

Anuncios

Dublín (AFP)

Temerosa de alejar a los electores con un mensaje demasiado dogmático, o de movilizar a los del bando contrario, la Iglesia católica irlandesa ha optado por quedarse en segundo plano en la campaña del referéndum sobre el aborto del jueves.

Pocos miembros del clero han participado en los actos de quienes se oponen a despenalizar el aborto, y la Asociación de curas católicos de Irlanda (ACP) adivirtió a las iglesias que no convirtieran las misas en tribunas electorales.

"Como líderes de una asociación integrada por hombres solteros y sin hijos, no estamos en la mejor posición para ser dogmáticos en este asunto", dijo la ACP en un comunicado este mes.

Recalcando la enseñanza del derecho a la vida que es propia de la Iglesia, la ACP admitió que "la vida humana es compleja, arroja situaciones que son más frecuentemente grises que blancas o negras, y eso reclama de nosotros una estrategia pastoral más sensible, no moralista".

La asociación que representa a más de 1.000 curas católicos de Irlanda -un tercio del clero nacional- afirmó en su comunicado del 5 de mayo que ya no diría nada más sobre este asunto.

Linda Hogan, profesora de religión de la Universidad Trinity College de Dublín, estimó que la Iglesia tomó "una decisión estratégica" al limitar sus intervenciones en un tema en el que se conoce de sobra su posición.

La profesora estimó que la decisión podría guardar relación con el referéndum de 2015 sobre el matrimonio homosexual, cuando adoptó una posición mucho más visible y perdió.

Aquel referéndum fue "una llamada de atención", dijo Hogan.

Pese a los numerosos casos de abusos sexuales desvelados en los últimos años, la Iglesia católica estaba convencida de que "la mayoría de la gente apoyaba su posición".

- Esperando "una gran victoria" -

El 78% de los irlandeses se declara católico, según el último censo, de 2016, pero los últimos sondeos afirman que la mitad de la población es partidaria de derogar la prohibición constitucional de abortar -lo que se decide en el referéndum-, lo que significaría que los creyentes están divididos en este asunto.

"Que la predicción de votos a favor del 'Sí' sea del 53% revela que hay una diferencia entre lo que enseña la Iglesia católica y lo que creen los católicos", estimó Hogan.

El aborto sólo se permite en Irlanda en caso de que la vida de la mujer esté en peligro. Esto lleva a muchas irlandesas a viajar a Reino Unido para abortar.

El obispo de Kerry (suroeste), Ray Browne, hizo público el lunes un comunicado en el que dio las gracias a ambas campañas por discutir el tema "gentil, respetuosa y sensiblemente·.

Pero el mensaje, leído en las iglesias de su diócesis, también tildaba de "extrema" la ley que propone el gobierno si se impone el "Sí" -aborto libre las doce primeras semanas, con restricciones hasta los seis primeros meses- y pedía el voto para el "No".

En los últimos días de la campaña algunos fieles han repartido folletos defendiendo el "No" a la puerta de las iglesias, provocando reacciones contrarias entre los fieles.

Adrienne, una activista de 63 años, estuvo el domingo ante una iglesia de Liberties, un antiguo barrio de clase obrera de Dublín.

Algunos feligreses la ignoraban y no aceptaban la propaganda, y un hombre susurró que "no es correcto" hacer campaña frente a una iglesia.

Pese a ello, y a los sondeos reñidos, Adrienne dijo que esperaba "una gran victoria del 'No'".

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.