Saltar al contenido principal

Giuseppe Conte, el "abogado del pueblo", ante el desafío de formar gobierno en Italia

Anuncios

Roma (AFP)

Giuseppe Conte, encargado de formar el próximo gobierno italiano, empezó el jueves a trabajar en la composición de su equipo, en medio de duras negociaciones entre el antisistema Movimiento 5 Estrellas (M5S) y la Liga, de extrema derecha.

El presidente italiano, Sergio Mattarella, designó el miércoles a este abogado y profesor de derecho de 53 años sin ninguna experiencia política y hasta ahora desconocido del gran público, propuesto como el candidato de consenso del M5S y la Liga, luego que ambos partidos se negaran a aceptar a figuras fuertes del otro bando.

Conte comenzará este jueves las consultas con las comisiones de los diferentes partidos políticos en la Cámara de Diputados, con miras a formar el nuevo gobierno italiano.

Después de reunirse el miércoles con Mattarella, Conte prometió aplicar el programa común que se plantea como antiausteridad y con acento en la seguridad, negociado entre las dos formaciones antisistema que tienen una estrecha mayoría en el Parlamento.

"Allí, afuera, hay un país esperando el nacimiento de un gobierno de cambio y esperando respuestas", declaró Conte, al prometer que se convertiría en "el abogado defensor del pueblo italiano".

Mattarella dudó 48 horas antes de nombrarlo, poco convencido de su autoridad frente a los dirigentes de la Liga y del M5S, que deberían convertirse en sus ministros, cuando, según la Constitución, es el jefe de gobierno quien debe liderar y asumir la política de su equipo.

Según los medios italianos, Matteo Salvini, el líder de la Liga, se perfila como ministro del Interior, mientras que Luigi Di Maio, jefe de fila del M5S, asumiría a la cabeza de un gran ministerio de Desarrollo Económico.

El nombre que plantea más problemas es el Paolo Savona, que la Liga quiere imponer en la cartera de Economía. Se trata de un exministro (1993-1994) de 81 años que considera el euro como una "jaula alemana" para Italia.

Mattarella, considerado garante de que se respeten los tratados internacionales y elegido por un Parlamento de mayoría de centro-izquierda, quiere asegurarse de que Italia respete sus compromisos europeos. Recientemente recordó que solo él tenía el poder de nombrar ministros y que podía negarse a validar leyes que podrían afectar al presupuesto.

- Diálogo con la UE -

El programa común negociado por el M5S y la Liga promete dar la espalda a la austeridad y reducir el déficit con una política de crecimiento. También incluye drásticos recortes de impuestos, el establecimiento de una renta básica universal, la reducción de la edad de jubilación, así como una firmeza sin precedentes contra la corrupción y un giro en materia de seguridad con un sesgo antiinmigrantes y antiislam.

La preocupación se apoderó de Bruselas, donde el comisario europeo de Asuntos Financieros, Pierre Moscovici, pidió el miércoles una "respuesta creíble" a la cuestión de la deuda pública italiana, que se situaría en 2018 en el 130,7% del Producto Interior Bruto (PIB), la segunda más alta en la zona euro después de Grecia.

Conte mencionó el miércoles de manera breve su voluntad de "diálogo" con las instituciones europeas, lo cual fue considerado como una "buena señal" por parte de Moscovici.

"El hecho de que el jefe de gobierno diga, 'yo quiero dialogar con las instituciones europeas', debe tomarse sobre todo como una buena señal", dijo este jueves Moscovici a la radio Franceinfo.

- La lista -

Una vez que la lista de ministros esté lista, Mattarella tendrá que aprobarla. Superado ese paso, el gobierno prestará juramento y se presentará ante la cámara de Diputados y el Senado con el fin de obtener su confianza, probablemente la próxima semana.

En las elecciones del 4 de marzo, el M5S obtuvo más de 32% de los votos, contra 17% para la Liga, cuyos antiguos aliados de la coalición de derechas se pasaron a las filas de la oposición.

En el Parlamento, su gobierno de unión dispone de una mayoría de unos 30 representantes en la cámara de Diputados pero solamente seis en el Senado, y podría reducirse más si los senadores, como el propio Salvini, integran el gobierno.

Forza Italia, el partido de Silvio Berlusconi, ya anunció que no dará su voto de confianza a un gobierno que "nace con un programa que nos preocupa", anunció.

Mientras el Partido Demócrata (centro izquierda), denunció "el nacimiento de un gobierno de extrema derecha, con un programa de extrema derecha". "Contra el abogado del pueblo, nos constituimos como parte civil", ironizó el hombre fuerte del partido y exjefe de gobierno Matteo Renzi.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.