Saltar al contenido principal

Lenín Moreno: un año "ordenando la casa" en Ecuador

Reuters

Lenín Moreno presentó su balance del primer año en la Presidencia de Ecuador, alejado del correísmo que lo ayudó a llegar al poder.

Anuncios

"Vengo a hablarles del futuro". Así comenzó su discurso al presidente de Ecuador Lenín Moreno frente a 800 invitados en la parte baja de la Asamblea. Se refirió en reiteradas ocasiones a su antecesor, Rafael Correa, y a su equipo político para descalificar la gestión pasada, que irónicamente también formó parte como vicepresidente. Lenín Moreno llegó como el candidato más votado por sus antiguos seguidores, Alianza País, hoy un partido dividido y sin mayoría parlamentaria que debe negociar con las diferentes bancadas para lograr el consenso político.

Durante su discurso, Moreno reconoció que no ha sido un año fácil para su administración, en esta oportunidad se encontraba acompañado de quienes apenas 12 meses atrás fueron sus adversarios ideológicos, por lo que se abre el interrogante de si existe o no un giro de su modelo político hacia la derecha, a veces desconocido y muchas veces rechazado por sus antiguos seguidores quienes aseguran que la propuesta de Gobierno presentada como plan de  campaña, no es la misma que gobierna a Ecuador.

Aquellos que anteriormente lo propusieron como el mejor candidato para gobernar al país, hoy lo rechazan y no han logrado identificar cuál es el destino de su gobierno, frecuentemente identificado hacia la derecha por sus nuevas asociaciones por ejemplo con el Gobierno de Estados Unidos, que tenían más de 10 años sin visitar el país, factores empresariales del sector privado, visitas del Fondo Monetario Internacional, reuniones con la Sociedad Interamericana de Prensa, entre otros.

Lenín Moreno: "no perdamos la capacidad de asombro, de condolernos, de ser sensibles"

A esto se suma una renovación de su gabinete y el cambio de tres ministros de Economía en menos de un año de gestión: un académico, una exministra de Rafael Correa y el último proveniente del sector empresarial.  El mismo mandatario del Ecuador afirmó que  “los modelos socialistas estaban caducados” y debían dejarles atrás como se les conocía, lo cual induce que el segundo año de Lenín Moreno será el abandono del modelo socialista, con un nuevo curso del modelo político en los destinos de la nación, según lo afirmó durante la inauguración del Foro Empresarial Andino 2018. A pesar de  ello Lenín Moreno sostiene que el país lo que requiere  es un “nuevo socialismo moderno e incluyente”, por lo que el destino que seguirá Ecuador, todavía es incierto tanto económica como políticamente.

“No perdamos la capacidad  de asombro, de condolernos, de ser sensibles”,  expresó el titular del Palacio de Carondelet, quien ha pasado 12 meses ordenando lo que consideró como “la mesa no servida” por su antecesor, Rafael Correa. Pareciera que el propio mandatario les decía  a quienes fueron sus principales coidearios que no se asombraran del giro que ha tenido el Ejecutivo nacional, según argumenta reiteradamente que su Gobierno es una gestión fruto del diálogo nacional y abierta a todos los sectores que estén dispuestos a trabajar por Ecuador y no por intereses políticos particulares.

Como cada 24 de mayo, en Ecuador se conmemoró un año más de la emblemática Batalla de Pichincha. Fue un día lleno de actividades conmemorativas, militares y honoríficas con la simbología patria  que conlleva esta fecha. Lenín Moreno ratificó en su discurso que su propia tienda política Alianza País también es responsable de haber permitido “exacerbar la disputa y permitir que la ira domine los argumentos”. Ello sin dejar a un lado el juicio penal y encarcelamiento de su binomio presidencial y  exvicepresidente Jorge Glas por el caso de corrupción de Odebrecht por supuestos sobornos que todavía continúan en debate y que sus seguidores sostienen que el exsegundo al mando es un "preso político y víctima de la judicialización de la política".

La destitución del superintendente de comunicación Carlos Ochoa también fue otro capítulo del primer año del Gobierno Moreno del mandatario. Ello sin olvidar la destitución de los Ministros del Interior, César Navas y de Defensa Patricio Zambrano por el caso de los periodistas secuestrados y posteriormente asesinados del diario El Comercio, quizá uno de los momentos más críticos que lo llevaron a confrontar a su nación y tener un momento de tensión con Colombia.

Lenin Moreno llega a un año de gobierno de gestión con las calificaciones bajas, según los datos de los estudios de opinión. Según un sondeo de la empresa 'Perfiles de Opinión', el 72% de los encuestados consideran que el país va por el camino incorrecto.

Pero Moreno enumeró en un discurso de 40 minutos los logros de su primer año de gestión, muchas cifras y números destacados, pero los puntos sobresalientes para el próximo año serán: el plan económico urgente, que fue dos veces postergado ante la Asamblea Nacional. El compromiso de una nueva "Ley Orgánica de Comunicación" y la derogación de la normativa aprobada por su antecesor Rafael Correa. Además, la recuperación de los cuerpos de los periodistas del diario El Comercio y el manejo de la situación fronteriza con Colombia.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.