Saltar al contenido principal

El referendo en Irlanda le dijo “sí” a la legalización del aborto

Una mujer mira el mural dedicado a Savita Halappanavar, una irlandesa que murió por complicaciones en su embarazo y por la negligencia de los médicos a realizarle un aborto. 25 de mayo de 2018.
Una mujer mira el mural dedicado a Savita Halappanavar, una irlandesa que murió por complicaciones en su embarazo y por la negligencia de los médicos a realizarle un aborto. 25 de mayo de 2018. Clodagh Kilcoyne / Reuters

Con el 67,3% de los votos a favor, las mujeres podrán practicarse abortos legalmente, sin pagar condenas en prisión, como estaba estipulado hasta ahora en la octava enmienda de la Constitución de Irlanda.

ANUNCIOS

La victoria del referendo para legalizar el aborto en Irlanda es también la victoria de una “revolución silenciosa”.

Así la ha llamado el primer ministro irlandés, Leo Varadkar, a la batalla que las irlandesas libraron hasta este 26 de mayo, día en que más de la mitad de la población del país europeo le dijo “sí” a la legalización del aborto.

El procedimiento era legal únicamente cuando la vida de la madre estaba en riesgo, lo que excluía casos de violación, incesto o malformaciones en el feto. Aquella que se atreviera a practicar un aborto clandestinamente, era condenada a 14 años de prisión, así como el médico que interrumpía el embarazo.

Una de las soluciones más comunes para muchas mujeres era viajar a otros países de Europa en donde el aborto es legal. Pero ahora, esta situación se acabó, ninguna tendrá que justificar o dar razones antes de querer practicarse la intervención que, como se sabe, se puede hacer bajo medicación o quirúrgicamente.

Activistas, y en general, las mujeres en Europa celebran esta decisión, en un país en donde ya se ha votado seis veces por el mismo tema en los últimos 35 años.

Con la victoria del “sí”, la idea es reemplazar el artículo de la octava enmienda de la Constitución irlandesa, que estipula que un feto tiene el mismo derecho a la vida que el de la madre. Desde el punto de vista religioso, abortar es sinónimo de matar, pero desde un punto de vista científico y social, es una opción médica y un derecho de las mujeres.

Con Reuters y EFE

La página no ha sido encontrada

La página ya no existe o no existía en absoluto. Verifique la dirección o use los enlaces a continuación para acceder al contenido solicitado.