Saltar al contenido principal

Un sacerdote en cuarentena tras contraer ébola

Un trabajador de salud camina en una unidad de cuarentena contra el ébola en Muma, República Democrática del Congo. 13 de junio de 2017.
Un trabajador de salud camina en una unidad de cuarentena contra el ébola en Muma, República Democrática del Congo. 13 de junio de 2017. John Wessels / Reuters

Un clérigo de la iglesia católica está en observación tras contraer el virus del ébola en la República Democrática del Congo, un brote que ya cuenta con 23 víctimas mortales y 35 casos confirmados según datos oficiales.

Anuncios

A pesar de las campañas de vacunación por la Organización Mundial para la Salud (OMS), el ébola sigue tomando vidas en la República Democrática del Congo (RDC).

Una de sus recientes víctimas es el cura de la diócesis de Mbandaka-Bikoro, quien tiene un destino incierto luego de haber dado positivo por ébola, virus que puede alcanzar una tasa de mortalidad de hasta un 90%, según informes de la OMS.

“No está en estado grave, está en cuarentena como todos los demás pacientes de ébola. Le han puesto en observación y está yendo bien”, explicó a la agencia EFE el portavoz de la institución católica, Donatien Nshole.

Se presume que el clérigo contrajo el virus teniendo contacto con pacientes en sus etapas terminales.

Según los últimos datos publicados por el Ministerio de Sanidad congoleño, las muertes ascendieron a 23 y fueron registradas en las zonas rurales de Iboko y Bikoro, y en la zona urbana de Mbandaka. Se registraron también 35 casos confirmados, 13 probables y 6 casos sospechosos.

La OMS en conjunto con el gobierno nacional, ha desplegado una campaña de contención y prevención de la enfermedad desde el 21 de mayo.

La vacuna es una fórmula experimental identificada como rVSV-ZEBQV, que fue probada en Guinea Conakri durante la última epidemia de 2014 que afectó también a Sierra Leona, Liberia, Nigeria, Mali y otros países fuera del territorio africano.

La epidemia que duró dos años, dejó más de 11 mil muertes y más de 28 mil casos.

La OMS tiene a disposición 300.000 vacunas para ser utilizadas “si es necesario”, dijo el portavoz de la Organización.

Los trabajadores sanitarios y sus contactos directos tienen prioridad en la lista de vacunación para así no crear nuevos casos durante la lucha de la erradicación. Esta estrategia ha sido llamada “vacunación en aros”.

Además de las jornadas de vacunación, las autoridades han establecido una línea telefónica de atención en donde los ciudadanos pueden consultar sobre medidas de prevención, síntomas y otras informaciones relativas al ébola.

Estas medidas luchan contra la desinformación y la incredulidad que maneja la mayor parte de la población congoleña sobre la gravedad de la situación.

Los vendedores de carne animal, como el mono ahumado, se resisten al cese de ventas a pesar de que se ha comprobado una relación entre la trasmisión del virus y animales infectados, generalmente monos o murciélagos.

El mortal brote que comienza a expandirse a las zonas urbanas, es el noveno que golpea a la RDC desde que se descubrió el virus en 1976.

Con EFE

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.