Saltar al contenido principal

Continúa la crisis en la Oficina de Migración y Refugiados de Alemania tras escándalo de corrupción

Desde el año 2008 hasta el 2013 la Bamf registró un promedio de 8.620 asilos concedidos por año.
Desde el año 2008 hasta el 2013 la Bamf registró un promedio de 8.620 asilos concedidos por año. Fabrizio Bensch / Reuters

Crece el escándalo de corrupción en la Oficina Federal de Migración de Refugiados (BAMF), por la presunta ilegalidad en los procesos de aceptación de más de 1.200 solicitudes de asilo entre el 2013 y 2016 en la sede de Bremen, Alemania.

Anuncios

Sigue en curso la investigación contra la Oficina Federal de Migración de Refugiados (BAMF) de la ciudad de Bremen por presuntamente conceder asilo de manera irregular a más de 1.200 refugiados entre el 2013 y 2016 que previamente habían aplicado en otros estados federados y sus solicitudes fueron desestimadas.

El escándalo se reveló a mediados de abril tras conocerse que las cifras de solicitudes aprobadas resultaron ser muy variables (superiores a la media establecida para esta sede, con un 96%, respecto a la media del 62% del resto de estados federados) según lo indica el diario ‘Süddeutsche Zeitung’.

Tras el escándalo, BAMF inició la verificación de alrededor de 18.000 decisiones positivas de asilo concedidas en Bremen y de 8.500 solicitudes de asilo aprobadas en 2017 en otras diez sedes, en las que también se notaron aprobaciones inusuales superiores a la media.

Según las declaraciones de Jutta Cordt, presidenta de BAMF, la revisión tomará alrededor de 3 meses.

Las investigaciones adelantadas en contra de la exdirectora de la sede de Bremen terminaron en la destitución de su cargo en octubre del 2016 cuando se reveló información de 26 casos presuntamente aprobados de manera irregular. El escándalo también cobijó a otros exfuncionarios de esta sede y de Baja Sajonia incluidos 6 abogados y un intérprete; por presuntamente recibir sobornos, fraude y por incitar de manera organizada al uso indebido del mecanismo de solicitud de asilo.

Según la cadena Bayerischer Rundfunk, la Fiscalía de Nuremberg presentó una denuncia contra la presidenta, Jutta Cordt y otros 3 altos funcionarios del órgano central de BAMF relacionada con sospechas de colaboración e instigar a estadías no autorizadas, sin embargo, de acuerdo con las declaraciones de Anita Traut portavoz del fiscal Nuremberg-Fürth, el pasado martes 22 de mayo se examinó si deben iniciarse o no las investigaciones formales.

El expresidente de BAMF, Frank-Jürgen Weise, quien estuvo en el cargo hasta diciembre del 2016, atribuyó las irregularidades a un caos administrativo dentro de la oficina regional, mencionando que "no existieron estructuras tecnológicas para enfrentar la carga, ni cadenas de procesos definidas" que en definitiva existieron "pocos mecanismos de control" y BAMF se ha visto abrumado por "la enorme cantidad de solicitudes de asilo", dijo a la radiotelevisión pública NDR.

Presión nacional para el Ministerio Federal del Interior

El ministro federal del Interior Horst Seehofer, representante del Gobierno alemán para este asunto, declaró en el ‘Mittelbayerische Zeitung’ que tomará las medidas necesarias para aclarar el asunto sin tener en cuenta que personas o instituciones se vean afectadas.

Seehofer, quien también es el líder del partido político Unión Socialcristiana de Baviera (CSU), anunció este miércoles 23 de mayo que la sucursal de Bremen ya no tomará decisiones de asilo como resultado del escándalo, dado que “la confianza en la calidad del proceso de asilo y la integridad del centro de recepción en Bremen ha quedado gravemente dañada”.

Mientras tanto, en el Parlamento alemán los primeros políticos se pronuncian sobre el escándalo que ya ha tocado esferas más altas. “Si las acusaciones confirman que Cordt conocía los hechos antes de lo que ella describió previamente, entonces el ministro Seehofer debe despedirla”, aseguró a NRD Linda Teuteberg, del Partido Democrático Libre (FDP).

La concesión de asilo en Alemania en cifras

De acuerdo con el informe ‘Cifras clave del asilo 2017’ publicado por BAMF, desde el año 2008 hasta el 2013 la oficina de migración y refugiados registró un promedio de 8.620  asilos concedidos por año. Sin embargo a partir del 2014 y hasta diciembre de 2017 Alemania concedió asilo a 548.497 refugiados, lo que significó un promedio de 137.124 por año.

El aumento en la concesión responde a que en el año 2015 se desplazó por la fuerza a 65,3 millones de personas en el mundo y se batió el récord de solicitudes de asilo en los países industrializados, entre los que se encuentra Alemania, según informes del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR).

Sin embargo, la cifra de asilos concedidos y de solicitudes presentadas empezó a caer en el año 2017 en comparación con los años anteriores, según lo indicó Thomas de Maizière, ministro del Interior del país, en una rueda de prensa en Berlín celebrada en enero del 2018.

De acuerdo con BAMF,  tras la modificación a la política migratoria alemana que entabla un objetivo anual de refugiados en el país y la modificación de los requisitos para conceder asilo, “la tendencia de solicitudes y concesión de asilos en Alemania para el año 2018 seguirá a la baja".

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.