Saltar al contenido principal

Camioneros en huelga: "Esta guerra es de todo el pueblo brasileño"

Anuncios

Duque de Caxias (Brasil) (AFP)

Unos 200 camioneros y vecinos, muchos con banderas de Brasil o con las caras pintadas de verde y amarillo, bloquearon el lunes la refinería de Duque de Caxias, cerca de Rio de Janeiro, decididos a ganar una "guerra" que desde hace ocho días paraliza al país.

Parados frente a la treintena de militares que custodian el recinto, nada ha cambiado para ellos con las concesiones anunciadas la víspera por el presidente Michel Temer para atender sus reivindicaciones.

"La propuesta de Temer [de rebajar el precio del diésel] es temporaria y el pueblo no quiere algo temporario, quiere algo permanente. El pueblo ya sufre ¿no es verdad? Entonces, sufrir un poco más vale la pena", afirma Carlos Alberto Neves, camionero y exmilitar, de 43 años.

Pero la sensación es que el combate, para muchos, cambió de terreno, ante un gobierno que se vio desbordado por el movimiento.

- ¡"Intervención militar!" -

"¡Esta guerra no es solo de los camioneros, es del pueblo brasileño!", gritan algunos manifestantes, apelando a mejoras en la salud, en la seguridad y la educación... pero también a favor de una intervención militar para poner fin a un sistema político al que consideran corroído por la corrupción y la incompetencia.

Muchos declaran simpatías por el diputado Jair Bolsonaro, un defensor de las torturas durante la dictadura militar (1964-1985) y segundo en las intenciones de voto de las presidenciales de octubre próximo. Y usan su lema "Brasil por encima de todo, Dios por encima de todos". Aunque su primera opción es por una intervención directa de las fuerzas armadas.

Para Tango Roxa, un vendedor de electrodomésticos de 45 años, con el rostro y su espesa barba pintados de verde y amarillo, "esta no es una lucha por rebajas en el diésel, es porque queremos un país mejor para nuestros hijos y nietos".

"Nos cansamos de este país corrupto. Si más personas salen a la calle, el gobierno seguro que cae", se entusiasma, apoyando el retorno de los militares.

El secretario general de la Presidencia, Carlos Marún, afirmó el lunes que el mantenimiento de los bloqueos reflejan "un movimiento de radicalización anárquica".

Y el jefe de gabinete, Eliseu Padilha, denunció la presencia de personas que "se infiltraron en el movimiento con objetivos diferenciados, esencialmente políticos".

- Organización horizontal -

La dinámica de los bloqueos, realizados principalmente por camioneros autónomos (propietarios en su gran mayoría de un vehículo), parece escapar a cualquier organización vertical.

"En cada bloqueo, consultamos con el pueblo cuál sería la mejor decisión (...). Por las redes sociales, por teléfono o whatsapp. Nadie manda. Somos como una sola persona, como una familia", sostiene el exmilitar.

Danilo Paes, un desempleado de 60 años y padre de dos hijos, quiso unirse a la protesta, desesperado por las dificultades para sacar adelante a su familia y pese a sufrir en carne propia el desabastecimiento de comida.

"Es un remedio amargo, pero precisamos de este sacrificio para que las cosas cambien. El gigante se está despertando", afirma.

Incluso los chóferes de camiones cisterna subcontratados por Petrobras se solidarizan con las protestas, pese a que llevan ocho días prácticamente sin trabajar.

"Esto es mejor que la Copa del Mundo. El brasileño perdió un poco de patriotismo, ya ni pinta las calles o coloca banderas [en vísperas del Mundial de Rusia], pero la vibración está volviendo", afirma uno de esos conductores, de 39 años, que pidió no ser identificado, por miedo a represalias.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.