Saltar al contenido principal
En foco

La vida en Ramadi después del autodenominado Estado Islámico

Ramadi, capital de la provincia de Anbar, ha sido víctima de duros ataques por parte de los grupos extremistas islámicos desde el 2006. Primero Al Qaeda y más tarde el grupo Estado Islámico (EI) tuvieron como objetivo a esta ciudad de casi un millón de habitantes; pero en múltiples ocasiones se toparon con la fortaleza de las tribus sunitas locales que lograron detenerlos.

Anuncios

En 2015 las tribus sunitas de Ramdi perdieron control sobre el territorio cuando el autodenominado grupo Estado Islámico logró vencer a la última resistencia y tomar el control de la zona donde gran parte de la población huyó. Después de intensos combates para su liberación, uno de los más duros de la batalla contra el EI, la población ha ido regresando, pero su vida está llena de problemas como en otros lugares de Irak. La reconstrucción no solo es difícil a nivel físico sino social. Cómo olvidar las diferencias, y los rencores, creados en estos años.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.