Saltar al contenido principal

Por qué el negociador de la paz en Colombia fue castigado electoralmente en las presidenciales

Humberto de la Calle en el debate organizado por el periódico El Tiempo en Bogotá, Colombia el 24 de mayo de 2018.
Humberto de la Calle en el debate organizado por el periódico El Tiempo en Bogotá, Colombia el 24 de mayo de 2018. Henry Romero / Reuters

Humberto de la Calle, candidato del Partido Liberal y líder de las negociaciones que terminaron un conflicto de décadas en Colombia, obtuvo el 2% de los votos en las presidenciales. ¿Qué pasó?

Anuncios

Humberto de la Calle, abogado y político de 71 años que lideró las negociaciones entre la guerrilla de las FARC y el Gobierno colombiano, terminó duramente castigado en las elecciones del pasado 27 de mayo.

Luego del cierre de la primera vuelta electoral, el candidato del Partido Liberal, tradicional grupo político colombiano, tuvo poco menos de 400.000 votos. En Colombia muchos se preguntan el porqué de estos resultados.

En este país suramericano el acuerdo de paz ha sido un 'hueso duro de roer' para la opinión pública y aunque algo más del 60% de la votación se distribuyó entre partidos afines y defensores del proceso de paz, el hombre que lideró las negociaciones terminó en la parte baja de la tabla electoral.

En el discurso donde reconoció la derrota, el candidato afirmó que “muchos colombianos no lograron entender que las conversaciones para terminar el conflicto con la guerrilla más poderosa implicaban lograr acuerdos de manera genuina, afrontar la verdad, reparar a las víctimas y dejar atrás la tragedia de la violencia”.

La polarización que genera el acuerdo en Colombia ha sido evidente incluso desde la fecha en que se realizó un plebiscito para refrendarlo, en octubre de 2016. En la consulta, el 'No' consiguió el 50.2% y por ello parte de los acuerdos fueron renegociados. Por el 'Sí' votó el 49% de la población y desde entonces la polarización se ha mantenido.

Mientras en las ciudades nos estamos rasgando las vestiduras con una guerra que vimos con el rabillo del ojo, las camas del Hospital Militar están vacías

Humberto de la Calle

En ese río revuelto, una de las caras visibles del acuerdo, Humberto de la Calle, cargó con el costo político del mismo. En otro de los apartes de su discurso, llamó la atención explicando que “el pequeño arbolito de la paz que hasta ahora está surgiendo lo estamos dejando morir. No es un simple discurso, dejó de ser una utopía normativa, es ahora una realidad que no hemos querido afrontar con responsabilidad”.

Otro de los argumentos de los expertos, es que precisamente el éxito del proceso de paz que resultó en la desmovilización de miles de hombres armados de la guerrilla, movió el interés de los electores hacia otros temas que la guerra ocultaba. La corrupción y la desigualdad surgieron en el espectro de la contienda y fueron temas que abanderaron otros candidatos de movimientos no tradicionales.

Sin embargo, la paz o su implementación siguió siendo un tema central que divide entre los candidatos a ocupar la silla presidencial en el Palacio de Nariño.

De la Calle, el defensor de los acuerdos de paz aún durante la campaña

Varios de los argumentos del discurso que rechaza los acuerdos provienen de las huestes del partido político del expresidente Álvaro Uribe, quien logró importantes éxitos militares contras las FARC. El ganador de la primera vuelta presidencial, Iván Duque, que hace parte de ese partido, ha propuesto hacer reformas de fondo a lo ya acordado.

De la Calle en varios debates señaló que las reformas pueden sepultar el acuerdo, que ya vive momentos difíciles por la lenta implementación. Y en su discurso final agregó: “la cizaña ha predominado y ha sobresalido y las voces capaces de disentir y juzgar han sido insuficientes”. Él sigue siendo una de esas voces.

El mejor ejemplo de su compromiso en la defensa de los acuerdos, se vivió durante la campaña. A comienzos de abril, uno de los exjefes de las FARC fue capturado por conspiración para traficar cocaína luego de la firma del acuerdo. El excomandante aseguró ser víctima de un complot mientras la Fiscalía de ese país validó las pruebas entregadas por la DEA y ordenó la detención. Estados Unidos pidió al exjefe guerrillero en extradición.

Humberto de La Calle fue el único candidato que pidió que 'Santrich' fuera juzgado en Colombia, una decisión bastante impopular, pues en Colombia las FARC tienen una altísima imagen negativa. De la Calle dijo: “me dicen que esta declaración puede afectar mi campaña. No me importa” y agregó: “no puede suceder que la paz de Colombia dependa de las decisiones de una corte extranjera”

De la Calle cerró su discurso jurando defender la paz y señaló: “mientras en las ciudades nos estamos rasgando las vestiduras con una guerra que vimos con el rabillo del ojo, las camas del hospital militar están vacías”.

Humberto de la Calle terminó derrotado en las urnas y con deudas millonarias

Y como si no fuera suficiente, Humberto de La Calle terminó endeudado. Al no pasar el umbral electoral mínimo necesario, deberá devolver los dineros que le anticipó el Estado para la campaña. Y él tenía un préstamo personal de más de medio millón de dólares.

Ante la obligación de pagar el préstamo, un grupo de voluntarios creó en redes sociales una campaña de crowfunding para recoger la plata, con el HT  #UnavacapordelaCalle. Y en la web explican: “un grupo de colombianos, que incluye a varios de sus votantes pero también a muchas personas que no votaron por él, coincidimos en que tenemos una deuda de agradecimiento: gracias a su trabajo, desde el cese al fuego bilateral 3.000 vidas se han salvado cada año; las camas del hospital militar están vacías y los campesinos y las víctimas de una guerra de más de 50 años está viendo con esperanza el porvenir”.

El exnegociador se jugó su capital político en defensa de los acuerdos de paz, y aún durante la campaña, cuando las declaraciones iban en contravía de su candidatura, no dejó de hacerlo.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.