Saltar al contenido principal

Rebeldes yemenitas llaman a una "movilización general" ante el avance de la coalición

Anuncios

Riad (AFP)

Los rebeldes de Yemen llamaron a una "movilización general" para defender el puerto de Hodeida, hacia donde avanzan las tropas progubernamentales yemenitas apoyadas por la coalición liderada por Arabia Saudita y Emiratos Arabes Unidos, que están a unos 20 km de la ciudad.

La ciudad portuaria, situada al oeste de Yemen a orillas del mar Rojo, es el principal puerto de ingreso de las importaciones y la ayuda humanitaria al país en guerra desde hace tres años.

"El ejército yemení apoyado por la coalición está a cerca de 20 kilómetros de Hodeida y las operaciones continúan", declaró en Riad a los periodistas el portavoz de la coalición, Turki al Maliki, que combate a los rebeldes hutíes apoyados por Irán.

"El objetivo es el regreso de la ciudad al gobierno legal de Yemen", añadió.

La coalición considera que este puerto es un punto de partida para los ataques de los rebeldes hutíes contra los navíos en el mar Rojo y el punto de entrada de las armas que envía Irán, lo que Teherán niega.

"Nuestro objetivo es cortar la vena de la cual se benefician los hutíes", explicó Maliki.

La ONU teme que esta operación militar perturbe la llegada de ayuda humanitaria al país en donde algunas regiones están al borde de la hambruna. El 70% arriba al puerto de Hodeida.

Ante el avance, el gobernador de la capital Saná, controlada por los rebeldes, Hamud Obad, llamó a una "movilización general" para defender el frente oeste.

En una ceremonia el lunes por la noche en homenaje a un jefe rebelde muerto en un ataque aéreo, Obad pidió "más esfuerzos", en tropas y pertrechos, para "defender todos los frentes, en particular el del oeste".

El puerto de Hodeida está situado a menos de 230 km de Saná.

En Noviembre de 2017, la coalición anunció un bloqueo total de Hodeida en respuesta al ataque de un misil balístico lanzado por los rebeldes contra Riad.

Este embargo fue aliviado por las presiones internacionales, pero entre tanto la coalición ha intentado retomar el puerto por tierra, especialmente desde que los ataques con misiles se han incrementado.

Las batallas en el oeste de Yemen han sido feroces, y sólo han sido frenadas por las minas, que las fuentes militares yemenitas aseguran que han sido colocadas por los insurgentes.

- Una coalición con milicias heteróclitas -

"Con la batalla de Hodeida, el conflicto entra en una nueva fase, pero es muy probable que no sea el final", expresó en Twitter Peter Salisbury, miembro del centro de pensamiento Chatham House.

Para Gerald Feierstein, ex embajador estadounidense en Yemen y director del Middle East Institute, "la pregunta no es saber si la coalición puede tomar Hodeida" sino más bien "lo que quieren hacer después".

La ofensiva está dirigida por Emiratos Arabes Unidos, y reúne a varias milicias. La principal fuerza está formada por las "Brigadas de los gigantes", ex unidad de élite de las Fuerzas Armadas yemeníes que Emiratos volvió a convocar reforzándola con miles de combatientes originarios del sur de Yemen.

La segunda fuerza está compuesta por fieles al ex presidente Alí Abdalá Saleh, muerto en diciembre en una operación de sus entonces aliados hutíes. Está dirigida por Tarek Saleh, sobrino del ex presidente, que se unió en abril a la coalición liderada por Arabia Saudita, sin reconocer hasta ahora al presidente Abd Rabbo Mansur Hadi, aliado de Riad.

La tercera fuerza, llamada "Resistencia de Tihama", está formada por militares que permanecieron fieles al presidente Hadi.

La coalición interviene militarmente en Yemen desde 2015 para restaurar el gobierno reconocido por la comunidad internacional, que fue expulsado de la capital, Saná.

El conflicto ha dejado cerca de 10.000 muertos y más de 55.000 heridos, según la Organización Mundial de la Salud. Además, el cólera acabó con la vida de más 2.200 personas y ciertas regiones del país están al borde de la hambruna.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.