Saltar al contenido principal

Coleman-Baker, la revancha en la Liga de Diamante de Roma

Anuncios

Roma (AFP)

La cita romana de la Liga de Diamante de atletismo, dedicada a Pietro Mennea, antiguo poseedor del récord del mundo de 200 metros, tendrá el jueves su plato fuerte en los 100 metros con el dúo de estadounidenses Christian Coleman-Ronnie Baker y su revancha de la reunión de Oregón.

Más allá de los velocistas de bolsillo americanos, 2018, año cero de la velocidad después de la retirada en el 2017 de Usain Bolt, es la ocasión para todos "de posicionarse", destaca Dimitri Demonière, entrenador del francés Jimmy Vicaut, co-poseedor del récord europeo (9,86) de los 100 m.

En este contexto, los 100 m del estadio olímpico, donde Vicaut aparece como la principal oposición al dúo americano, levantarán el telón del nuevo escenario mundial.

Hace cinco días, en Oregón (Estados Unidos), Baker superó a Coleman, 9 segundos y 78 centésimas por 9,84, tiempos que contaron con la ayuda de un viento demasiado favorable (+2,4 m/s).

"Estoy muy contento, fue mi primera carrera del año (al aire libre) y la afronté con un pequeño problema en la pierna", dijo Coleman, de 22 años.

Pequeños y explosivos, siguiendo el modelo de su ilustre compatriota Maurice Greene -anterior a la era Bolt-, Coleman y Baker son dos proyectiles. "Subcampeón del mundo de 100 m (en 2017), campeón del mundo y recordman del mundo de 60 m (6,34), Coleman parte con una pequeña ventaja", apunta Demonière.

El entrenador de Vicaut también recuerda que el monopolio de Bolt y la dualidad en el esprint entre Jamaica y Estados Unidos, que habrá durado diez años, han dado paso a una mayor diversidad. "Están los chinos y los japoneses (ausentes en Roma) pero también los sudafricanos (incluido Akani Simbene, presente en la Ciudad Eterna). Europa también se está despertando".

Así, por primera vez en 20 años, dos italianos estarán en la línea de salida de los 100 m: Filippo Tortu, por debajo de los 20 años, y Marcell Jacobs (23 años).

- Volar -

En la disciplina de longitud, el campeón mundial sudafricano Luvo Manyonga tiene la intención de "volar lejos", es decir, acercarse al récord mundial de Mike Powell (8,95 m), una marca lograda hace 27 años.

Volar alto, es la misión de la saltadora de altura Marya Lasitskene. Rusa, es una atleta neutra autorizada (ANA) según el lenguaje de la Federación Internacional (IAAF) que suspendió a su país después de diciembre del 2015 por dopaje institucional.

Imbatida después de dos temporadas, Lasitkane, Kusina de apellido de soltera, también busca un récord mundial (2,09 m de la búlgara Stefka Kostadinova) que es un hito, establecido el 30 de julio de 1987 en los Mundiales de Roma.

El disco, símbolo del atletismo de la antigüedad, tiene un lugar especial en Roma. Encontraremos a la croata Sandra Perkovic, que domina sin discusión en esta disciplina. Entre los hombres, los hermanos alemanes Robert y Christoph Harting cultivan la peculiaridad de haber tenido éxito en el Olimpo, en los Juegos de Londres y Río en 2012 y 2016.

Otro punto culminante de la reunión romana, la pértiga masculina ofrece lo mejor, con la notable excepción del francés Renaud Lavillenie, el plusmarquista mundial(6,16 m).

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.