Saltar al contenido principal

Los otros héroes inmigrantes en Francia, a propósito de Mamoudou

Mamoudou Gassama, 22 años, de Mali, deja el Palacio del Elíseo después de su reunión con el presidente francés Emmanuel Macron, en París, Francia, el 28 de mayo de 2018. Mamoudou Gassama viviendo ilegalmente en Francia es honrado por Macron por escalar un edificio de apartamentos durante el fin de semana para salvar a un niño de 4 años niño colgando de un balcón
Mamoudou Gassama, 22 años, de Mali, deja el Palacio del Elíseo después de su reunión con el presidente francés Emmanuel Macron, en París, Francia, el 28 de mayo de 2018. Mamoudou Gassama viviendo ilegalmente en Francia es honrado por Macron por escalar un edificio de apartamentos durante el fin de semana para salvar a un niño de 4 años niño colgando de un balcón Thibault Camus/ Reuters

Mamoudou Gassama no fue el único inmigrante indocumentado en recibir honores bajo la ley francesa. En los últimos tres años cerca de 19 inmigrantes recibieron este beneficio otorgado a quienes brindan un servicio a la comunidad.

ANUNCIOS

El joven maliense Mamoudou Gassama, transformado en el nuevo héroe francés, podría haber sido deportado si no hubiese salvado a un niño de caer de un cuarto piso, pero la ley francesa autoriza otorgar documentos a aquellos inmigrantes que han servido a la comunidad.

Este fue el caso de Lassana Bathily, el joven de 24 años, también originario de Mali, empleado de un supermercado kosher que en el año 2002 fue tomado por delincuentes y que ayudó a seis clientes encerrándolos mientras escapó a buscar a la policía.

Bathily todavía es recordado como un héroe por los franceses y once días después de aquel episodio en el que puso en riesgo su vida, recibió la ciudadanía por parte del entonces ministro del Interior. Un país entero elogiaba el heroísmo de un inmigrante ilegal.

En Francia, los prefectos representan a la nación a nivel regional y tienen el poder de entregar documentos a un inmigrante cuando este ha prestado servicios a la comunidad. No es algo habitual, pero volvió a suceder en 2002 cuando dos jóvenes indocumentados procedentes de Guinea salvaron a un hombre de ahogarse. Los guineanos vivían debajo de un puente y el suceso dio un giro a sus vidas: recibieron los documentos necesarios para permanecer legalmente en Francia.

En 2014 la historia volvió a repetirse. Mohsen Oukassi, un joven tunecino, salvó a varios de sus vecinos en un edificio incendiado en la comuna francesa de Aubervilliers. El acto le valió un permiso de residencia por un año.

Según el Ministerio del Interior francés, el año pasado cinco personas obtuvieron el derecho a permanecer en Francia después de un acto de valentía. En 2016 fueron seis y el número de casos llegó a los ocho en 2015.

La página no ha sido encontrada

La página ya no existe o no existía en absoluto. Verifique la dirección o use los enlaces a continuación para acceder al contenido solicitado.