Saltar al contenido principal

Expresidente boliviano gana caso sobre DDHH en EEUU pese a decisión del jurado

Anuncios

Miami (AFP)

El expresidente boliviano Gonzalo Sánchez de Lozada se anotó este miércoles una importante victoria luego de que un juez federal estadounidense fallara a su favor, en una decisión contraria a la que tomó el jurado cuando lo había declarado responsable de una masacre en Bolivia.

El magistrado consideró que los demandantes de Sánchez de Lozada, de 87 años, y de su exministro de Defensa, Gonzalo Sánchez Berzaín, carecían de evidencia suficiente y desestimó así la decisión del jurado que en abril pasado los había hallado responsables de la llamada "masacre de octubre" de 2003.

Aquellos disturbios dejaron 58 muertos y más de 400 heridos, provocaron la dimisión de Sánchez de Lozada y eventualmente le abrirían las puertas de la presidencia a Evo Morales.

"Se ingresa el fallo a favor de los demandados Gonzalo Daniel Sánchez de Lozada y José Carlos Sánchez Berzaín y contra los demandantes", decidió el juez James Cohn, poco después de haber divulgado una orden en la cual señalaba que el jurado no había tenido evidencia suficiente para emitir el veredicto que emitió.

Los nueve demandantes de la comunidad indígena aymara habían argumentado en el juicio que ambos exfuncionarios dirigieron una campaña militar violenta que condujo a la muerte de ocho de sus familiares.

El 3 de abril de este año, tras un juicio de tres semanas, los diez miembros del jurado decidieron que el expresidente y su exministro fueron responsables de estas ejecuciones extrajudiciales. Les ordenó entonces pagar a los aymara 10 millones de dólares.

Pero el juez Cohn decidió este miércoles que no había evidencia suficiente que apoyara la decisión del jurado, porque no se había demostrado que los demandados tuvieran la intención de cometer los asesinatos extrajudiciales.

"Los demandantes no obtendrán nada de parte de los demandados en este asunto", dijo Cohn en su fallo. "La evidencia que los demandantes presentaron es legalmente insuficiente para sostener el veredicto del jurado a su favor", añadió.

Una decisión contraria a la del jurado "no es común; es inusual. Pero sí ocurre y está apoyada en nuestro sistema legal", dijo a la AFP Judith Chomsky, abogada de los demandantes. "Técnicamente, el juez revirtió la decisión del jurado".

- La guerra del gas -

"Estamos muy desilusionados, pero sentimos fuertemente que nuestro caso tiene mérito y que el jurado había tomado la decisión correcta", prosiguió la abogada, asegurando que el equipo que defiende a los aymaras apelará la decisión del juez ante una corte mayor.

Los jurados habían dado su veredicto tras seis días de deliberaciones en un ya inusual juicio que comenzó el 5 de marzo en un tribunal federal en Fort Lauderdale, sur de Florida. Fue la primera vez que un expresidente era enjuiciado en Estados Unidos por abusos de derechos humanos.

"La decisión del juez (a favor de la defensa) demuestra que no hubo absolutamente ninguna evidencia que indique la existencia de un plan u orden de utilizar la fuerza letal contra civiles", dijo en una carta el expresidente Sánchez de Lozada (1993-1997 y 2002-2003).

"Esto es bueno para la conciencia, porque siempre supimos que no hubo intención de matar a nadie, pero no es motivo de celebración, porque han sido hechos muy trágicos para la democracia y para las familias de la gente que falleció", dijo a su vez a la AFP Mauricio Balcázar, yerno del exmandatario.

El proceso tuvo lugar gracias a una ley estadounidense que permite enjuiciar civilmente a acusados de torturas o ejecuciones extrajudiciales aunque todas las partes sean extranjeras y el crimen haya sido cometido en el exterior.

En la demanda, los familiares de ocho bolivianos muertos exigían indemnizaciones por matanzas extrajudiciales cometidas durante los disturbios de octubre. Los manifestantes rechazaban un plan de Sánchez de Lozada de vender gas a Estados Unidos a través de puertos chilenos.

Sánchez de Lozada dimitió el 17 de octubre de 2003 y huyó hacia Estados Unidos. Lo sucedió el vicepresidente Carlos Mesa y, en 2006, Morales ganó la presidencia.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.