Saltar al contenido principal

Grandes maniobras diplomáticas para mantener cumbre EEUU-Corea del Norte

Anuncios

Nueva York (AFP)

Las maniobras diplomáticas para concretar una cumbre entre los líderes de Estados Unidos y Corea del Norte se aceleran este jueves con reuniones entre un alto cargo del régimen de Pyongyang y el jefe de la diplomacia estadounidense en Nueva York, mientras Rusia trata de intervenir en el proceso con una visita de su canciller para reunirse con Kim Jong Un.

Kim Yong Chol, considerado la mano derecha del líder de Corea del Norte y el funcionario de mayor rango de Pyongyang que visita Estados Unidos en los últimos 18 años, volvió a reunirse este jueves con el secretario de Estado, Mike Pompeo, en el primero de dos encuentros previstos para la jornada.

Se trata de la cuarta cita que mantienen ambos funcionarios, que preparan una cumbre entre Donald Trump y Kim Jong Un prevista para el 12 de junio en Singapur con la que se busca poner fin a un enfrentamiento que estuvo a punto de conducir a una guerra.

"Se reúnen para ver qué hay que hacer en las dos semanas que quedan" antes de la cumbre, dijo un alto funcionario estadounidense que pidió el anonimato. Y para que esa cita tenga lugar, advirtió, Corea del Norte "tiene que dejar muy claro qué está dispuesto a hacer".

El enviado de Pyongyang ya sostuvo un encuentro el miércoles con Pompeo en el apartamento de un diplomático estadounidense en el lado este de Manhattan para una cena de trabajo que duró aproximadamente una hora y media.

En tanto, el presidente Donald Trump dijo que las reuniones entre Pompeo y Kim Yong Chol van "muy bien", y que está "ansioso" por recibir una carta de Kim Jong Un que probablemente le será entregada el viernes.

Preguntado por la cena del miércoles, Pompeo dijo a los periodistas al retirarse del lugar que el encuentro "fue genial" y agregó que habían disfrutado de una comida de "carne estadounidense".

Enviados norcoreanos y estadounidense también se reunieron en Panmunjom, en la zona desmilitarizada que separa las dos Corea, mientras que un equipo de Estados Unidos ya está en Singapur haciendo trabajos logísticos de cara a la cumbre.

- Rusia pide cautela -

Paralelamente, el ministro ruso de Asuntos Exteriores, Sergei Lavrov llegó a Pyongyang para reunirse con el líder norcoreano, Kim Jong Un, y pidió cautela ante las expectativas tan altas creadas alrededor de la cumbre.

También instó a ambas partes a "evitar la tentación de exigir 'todo y ahora'", en alusión a la voluntad estadounidense de que Corea del Norte realice una "desnuclearización completa, verificable e irreversible".

Analistas aseguran que el régimen de Pyongyang no está dispuesto a ceder en sus ambiciones nucleares a menos que le den garantías de que Estados Unidos no intentará derrocar al régimen.

"Creemos que es muy importante tratar estos contactos de una forma muy delicada, no hacer movimientos bruscos para acelerar artificialmente el proceso que requiere un tiempo significativo", explicó Lavrov, según una transcripción publicada por el ministerio de Relaciones Exteriores ruso.

"Llamamos a todas las partes involucradas para que sean conscientes plenamente de su responsabilidad de no permitir que se rompa este proceso tan importante pero aún frágil", agregó en tanto señaló la disposición de Rusia a contribuir en el esfuerzo diplomático.

Medios estatales rusos publicaron fotos y videos del encuentro entre Kim y Lavrov, que no visitaba Corea del Norte desde 2009.

Lavrov transmitió los saludos del presidente Vladimir Putin a Kim y lo invitó a visitar Rusia, informó el Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia.

Rusia es el último país importante en visitar Corea del Norte desde que Trump aceptó la propuesta de Kim de celebrar una cumbre para relajar las relaciones. En este esfuerzo diplomático del régimen de Pyogyang, el líder norcoreano ya se ha reunido con los presidentes de China, Xi Jinping, y de Corea del Sur, Moo Jae-in, así como con Pompeo.

Antes de su viaje a Pyongyang, Lavrov habló por teléfono por primera vez el miércoles con Pompeo.

A principios de mes, Trump anunció repentinamente la cancelación de la cumbre con Kim, aunque dio marcha atrás 24 horas después.

- Figura clave -

Kim Yong Chol, quien hace su primera visita a Estados Unidos, es el cargo más alto de Corea del Norte que pisa suelo estadounidense desde que el vicemariscal Jo Myong Rok se reunió con el entonces presidente Bill Clinton en 2000.

El general ha desempeñado un papel clave durante las recientes rondas de diplomacia destinadas a poner fin a la carrera nuclear en la península de Corea.

Se sentó cerca de la hija de Trump, Ivanka, durante la ceremonia de clausura de los Juegos Olímpicos de Invierno en Corea del Sur en febrero, un evento considerado como punto de inflexión en la crisis nuclear.

También acompañó al líder norcoreano en sus dos viajes recientes a China para encontrarse con el presidente Xi Jinping, y mantuvo conversaciones con Pompeo en Pyongyang.

El punto clave antes de la cumbre del 12 de junio es resolver la agenda. El principal obstáculo probablemente sea el concepto de "desnuclearización", algo que ambas partes dicen estar a favor pero que definen de forma diferente.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.