Saltar al contenido principal

Nuevas negociaciones entre la Liga y el Movimiento 5 Estrellas para formar gobierno

Anuncios

Roma (AFP)

Los dirigentes de la Liga y el Movimiento 5 Estrellas iniciaron nuevas negociaciones para formar un gobierno que termine con la crisis política que vive Italia desde hace más de ochenta días.

El joven líder populista Luigi di Maio y el dirigente nacionalista Matteo Salvini se reunieron este jueves por primera vez en la sede del Parlamento después del fracaso el domingo de la formación de un Ejecutivo conjunto.

Se trata de un paso clave para relanzar la posibilidad de que formen un gobierno que tenga en cuenta la condición del presidente Sergio Mattarella, quien exige garantías de que Italia permanezca dentro del euro.

Mattarella le tuvo que pedir el domingo al economista Carlo Cottarelli que intentara formar un gobierno de transición, pero tres días días después le solicitó que aplace el proyecto para dar tiempo a las negociaciones entre Liga y M5E.

Se trata de una situación delicada, enredada e inédita frente a la cual los mercados han reaccionado este jueves con leves mejorías.

La tendencia es a la recuperación. La Bolsa de Milán ganó 0,78% poco antes de las 13H00, mientras que el "spread", la brecha entre las tasas a diez años de Alemania e Italia sigue disminuyendo, y se ubicó a 230 puntos después de haber llegado a 300 puntos el lunes.

La idea de un gobierno populista formado por la Liga y el M5E fracasó el domingo por la noche después del dramático veto de Mattarella al nombramiento al frente del ministerio de Economía y Finanzas de Paolo Savona, un economista que considera el euro "una prisión alemana".

Para salir del atolladero e impedir los ataques de los especuladores y una nueva agotadora campaña electoral, Di Maio propuso un compromiso a Salvini: mantener a Savona en el Ejecutivo, pero en otro cargo y en su lugar proponer a una personalidad "de su nivel".

- En manos de Salvini -

La situación quedó en manos del audaz Salvini, quien ha demostrado ser un astuto político y logró en una semana pasar de ser aliado minoritario del gobierno populista a hombre clave para su formación.

Salvini quiere aplicar el programa conjunto acordado e incorporar a la derecha de Hermanos de Italia, un pequeño grupo de extrema derecha liderado por Giorgia Meloni, cuyos 18 senadores ampliarían la estrecha mayoría que M5E y la Liga cuentan en el Senado.

No se descarta tampoco que el M5E acepte como primer ministro a una personalidad de la Liga, con lo que Salvini consolidaría su liderazgo.

Los italianos parecen irritados con la crisis. Según una encuesta realizada el martes y el miércoles por el Instituto Demopolis, el 54% de los encuestados dijo estar "preocupado" por la situación política, el 30% "enojado", el 11% "decepcionado" y sólo el 5% "confiado".

La crisis política reavivó el debate sobre la permanencia de Italia en el euro, la divisa común que los simpatizantes de Salvini, en general del próspero norte de la península, acusan de haber debilitado la economía italiana.

Según dos encuestas publicadas por los medios italianos, entre el 60 y el 72% de los italianos quieren que Italia permanezca en el euro.

Di Maio repite que su agrupación no quiere una salida del euro, mientras que la posición de la Liga es menos clara.

Salvini no prevé una salida unilateral, pero considera que el euro es un fracaso y que la salida debe ser organizada con los otros países de manera gradual, el llamado plan B.

"Nuestros expertos trabajan en alternativas al euro para el caso que la Unión Europea solo nos dé negativas a nuestras exigencias para modificar las políticas monetarias", explicó durante la campaña electoral el político de extrema derecha.

En caso de que fracasen las negociaciones, el equipo de Cottarelli está listo, aunque ninguno de los grandes partidos ha manifestado si votaría la confianza en el Parlamento.

Sin la aprobación del parlamento, la prensa italiana se pierde en conjeturas sobre la fecha de las próximas elecciones: el 29 de julio, el 5 de agosto, en septiembre u octubre.

Por ahora, la Liga resulta la más interesada en volver a las urnas: después de obtener el 17% de los votos en marzo, Salvini alcanza el 23% de las intenciones de voto en las encuestas. Mientras sube, los demás caen o no se mueven.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.