Saltar al contenido principal

Giuseppe Conte juró como primer ministro de Italia

El nuevo primer ministro de Italia, Giuseppe Conte, revisa la guardia de honor en el palacio Chigi en Roma, Italia.
El nuevo primer ministro de Italia, Giuseppe Conte, revisa la guardia de honor en el palacio Chigi en Roma, Italia. Alessandro Bianchi / Reuters

El profesor de derecho italiano Guiseppe Conte se presentó ante el jefe del Estado, Sergio Mattarella, para prestar juramento con el respaldo del populista Movimiento Cinco Estrellas y del partido de ultraderecha La Liga.

Anuncios

Italia tiene oficialmente nuevo primer ministro. Giuseppe Conte juró este 1 de junio ante el presidente, Sergio Mattarella "ser fiel a la República, observar lealmente a la Constitución y a las leyes y ejercitar mis funciones a favor del interés exclusivo de la nación".

Sus vicepresidentes, seguidos por el líder la Liga, Matteo Salvini, quien controlará la cartera de Interior y el del Movimiento 5 Estrellas, Luigi di Maio, ministro de Desarrollo Económico y Trabajo también hicieron el juramento en la Sala de las Fiestas de la sede de la Jefatura del Estado, en el palacio del Quirinale en Roma.

Además de Di Maio, los ministros del M5S que se unieron al Gobierno de Conte fueron Giulia Grillo en Sanidad; Danilo Toninelli en Infraestructuras y Transportes; Alberto Bonisoli en Cultura; Elisabetta Trenta en Defensa; Alfonso Bonafede en Justicia; Sergio Costa en Medioambiente; Barbara Lezzi en Asuntos para el Sur y Riccardo Fraccaro para Relaciones con el Parlamento.

En la Liga acompañaron al Ejecutivo, junto a Salvini, Giulia Bongiorno en Administración Pública; Erika Stefani en Asuntos Regionales; Lorenzo Fontana para el nuevo Ministerio de Discapacitados y Familia; Gianmarco Centinaio en Agricultura; Marco Busetti en Educación, y el subsecretario en la presidencia, Giancarlo Giorgetti.

Giovanni Tria en Economía; Enzo Moavero Milanesi en Exteriores y Paolo Savona en Asuntos con la Unión Europea, fueron elegidos por ambos movimientos para completar el nuevo gabinete.

Hay que recordar que Conte llegó al poder casi tres meses después de las elecciones generales del 4 de marzo.

La liga y el Movimiento 5 estrellas: se unen la derecha y el populismo

Tradicionalmente, el norte y el sur han tenido necesidades, intereses y tradiciones completamente distintas y eso se ha trasladado notoriamente al terreno público, al punto de partir en dos el mapa político de ese país.

La Liga Norte, por un lado, es un partido de ultraderecha fundado en 1991 por Umberto Bossi, que surgió durante 1980 y en la actualidad integra una disminuida parte del partido político Forza Italia dirigido por Silvio Berlusconi. Desde que se creó, La Liga se ha dedicado a cultivar a su electorado en el norte y centro de Italia, motor de la economía nacional, con una política que día a día se ha ido endureciendo.

Su programa se centra en lineamientos xenófobos, nacionalistas y proteccionistas que han tenido en el fenómeno de la inmigración un punto de inflexión que comparte con el M5S.

En las elecciones pasadas ambos movimientos convirtieron en su fortín político el temor de los italianos al desempleo, la llegada masiva de inmigrantes y la inseguridad, hecho que les funcionó para conquistar votantes y dividir el poder. Sin embargo, entre ellos hay diferencias muy marcadas.

Mientras que el Movimiento Cinco Estrellas representa al sur empobrecido e ignorado, su socio, por el contrario, encarna al norte rico y con verdaderos problemas de racismo que cada vez tiene más eco en todo el país.

Más allá de eso, el M5S, movimiento creado en 2009, dirigido por Luiggi Di Maio, se ubica más hacía la izquierda y hacía el sur, recogiendo todos los sentimientos antisistema que nutren su retórica izquierdista y la “indignación italiana”.

"Quiero romper un mito", afirmó Di Maio en una entrevista al diario español El Mundo, lo que reconfirma su política antisistema y euroescéptica.

Ahora La Liga y el M5S se han unido para dejarle a Conte la responsabilidad de dirigir a un país profundamente fragmentado, al mando de dos resortes que, hacen de la política italiana un espacio mucho más caótico e inestable y podrían detonar un efecto dominó en las demás naciones europeas.

Con EFE

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.