El nuevo primer ministro italiano se pone manos a la obra

Anuncios

Roma (AFP)

El flamante presidente del Consejo italiano, Giuseppe Conte, se preparaba este sábado para entrar de lleno en sus funciones mientras que su ministro del Interior, Matteo Salvini, tenía previsto viajar a Sicilia para abordar la lucha contra la inmigración clandestina.

Conte tenía una jornada relativamente tranquila debido a la celebración de la fiesta nacional, durante la cual presenció un desfile militar junto al presidente Sergio Mattarella, antes de encarar los temas pendientes que le dejó sus predecesor, Paolo Gentiloni.

"Conte parte del dosier de 33 páginas de Gentiloni", escribió el diario La Stampa.

Este dosier contiene todos los asuntos pendientes, desde las empresas con problemas, como Ilva y Alitalia, hasta las cumbres del G7 la próxima semana en Canadá y de la Unión Europea a finales de mes, pasando por el tema de la inmigración, según los medios.

Este último es uno de los temas predilectos de Matteo Salvini, de 45 años, líder de la ultraderechista Liga, vice primer ministro y ministro de Interior, que anunció el viernes que viajaría a Sicilia para observar la situación en el terreno.

"El tema de la inmigración todavía es de actualidad", a pesar de que el número de llegadas de migrantes ha disminuido, declaró el viernes por la noche el jefe de este partido antiinmigrantes y antiislam.

"El domingo estaré en Sicilia. La situación está ahora en calma pero solo porque el mar está agitado", agregó.

Anunció este desplazamiento en momentos que se conocía el desembarco de unos 158 migrantes, entre ellos nueve niños el viernes por la noche en la localidad siciliana de Pozzallo.

Después de la toma de posesión del gobierno el viernes ante Mattarella, el jefe de la Liga aseguró que pedirá a los expertos de su ministerio "cómo lograr que se reduzca el número de llegadas de migrantes y aumentar las expulsiones".

- Ministros muy activos -

Conte, un jurista completamente novato en política que tendrá que aplicar un programa antiausteridad y de seguridad tal como pactaron la Liga y el Movimiento 5 Estrellas (M5S, antisistema), cuenta con dos vice primeros ministros particularmente activos y con gran protagonismo en las portadas de los diarios.

El protocolar "traspaso de campanilla entre Gentiloni y Conte no fue ordinario. El espacio simbólico para el traspaso de poderes fue ocupado por los dos hombres que tienen el poder en Italia: Matteo Salvini y Luigi Di Maio", jefe del M5S, escribió este sábado en un editorial Mario Calabresi, director del diario La Repubblica.

Mientras Conte ha guardado silencio desde su ascensión como primer ministro, Di Maio y Salvini multiplicaron sus declaraciones, sobre todo el último.

El nuevo jefe de gobierno, sin embargo, mantuvo bajo su control personal los servicios de inteligencia del país.

Sabe que él y su gobierno serán observados con lupa por la comunidad internacional que por primera vez tiene que tratar con un gobierno populista en uno de los países fundadores de la Unión Europea.

El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, pidió en una entrevista publicada el sábado por varios periódicos alemanes "respetar a Italia" y a su nuevo gobierno de coalición.

"Tenemos que respetar a Italia", dijo Juncker en declaraciones a los periódicos del grupo de prensa Funke Mediengruppe.

Pidió no cometer los mismos errores que con Grecia.

"Se exageró con Grecia, sobre todo en los países de habla alemana", añadió y pidió no repetir los errores que se cometieron con ese país, en particular cuando llegó al poder en 2015 el primer ministro Alexis Tsipras, líder de la izquierda radical.

"La dignidad del pueblo griego fue pisoteada. No hay que repetir lo mismo con Italia", dijo el presidente de la Comisión Europea.