Saltar al contenido principal

Estados Unidos vetó una resolución de la ONU que pedía protección para palestinos

La embajadora de Estados Unidos ante la ONU, Nikki Haley, firma unos documentos antes del voto del Consejo de Seguridad sobre una resolución para dar protección a los palestinos, en Manhattan, Estados Unidos el 1 de junio de 2018.
La embajadora de Estados Unidos ante la ONU, Nikki Haley, firma unos documentos antes del voto del Consejo de Seguridad sobre una resolución para dar protección a los palestinos, en Manhattan, Estados Unidos el 1 de junio de 2018. Shannon Stapleton / Reuters

Estados Unidos vetó una resolución promovida por países árabes que buscaba protección para los palestinos. Entre tanto, en la frontera entre Gaza e Israel, una mujer murió durante el décimo viernes de manifestaciones en la "Marcha del Retorno".

Anuncios

Estados Unidos se quedó solo en su "no". Una negativa poderosa por su poder de veto. Diez países del Consejo de Seguridad de la ONU apoyaron un texto presentado por Kuwait que tenía como objetivo asegurar la protección internacional de los palestinos mientras que otros cuatro se abstuvieron.

La propuesta fue presentada durante la décima jornada de manifestaciones en la llamada "Marcha del Retorno" en la que al menos 120 palestinos han perdido la vida en incidentes con el Ejército israelí en la Franja de Gaza.

El texto recibió el apoyo de una clara mayoría de los quince miembros del Consejo de Seguridad: China, Francia, Rusia, Bolivia, Costa de Marfil, Guinea Ecuatorial, Kazajistán, Kuwait, Perú y Suecia votaron a favor, mientras que el Reino Unido, Polonia, Holanda y Etiopía se abstuvieron.

A su vez, el Consejo de Seguridad rechazó una contrapropuesta presentada por Estados Unidos que buscaba condenar las acciones de Hamás pues sólo contó con el respaldo de la Unión Americana.

Es la segunda vez en la administración Trump que Estados Unidos interfiere en el conflicto palestino-israelí

El veto estadounidense del viernes 1 de junio es el segundo que se da en Gobierno de Donald Trump y que afecta directamente al conflicto palestino-israelí.

La primera ocasión tuvo lugar en diciembre de 2017, cuando Estados Unidos bloqueó una resolución clave con su decisión del presidente Trump de trasladar su sede diplomática de Tel Aviv a Jerusalén.

Durante las últimas semanas, Nikki Haley, la embajadora de Estados Unidos ante la ONU, ha defendido la respuesta del Ejército israelí a las protestas en Gaza y lo que asegura es el derecho del país a defenderse de los ataques de Hamás y otros grupos palestinos como la Yihad Islámica.

"Con sus votos hoy, la mayoría del Consejo de Seguridad de la ONU ha mostrado que estaba dispuesta a culpar a Israel, pero no dispuesta a culpar a Hamás por la violencia en Gaza", señaló Haley. Según la diplomática, lo ocurrido es una nueva prueba de que la ONU "es irremediablemente parcial contra Israel".

El documento pedía garantizar la seguridad de la población civil

El documento subrayaba la necesidad de garantizar la seguridad de la población civil y pedía que se castigue a los responsables de las violaciones de las normas internacionales.

Además, deploraba el "uso de cualquier fuerza excesiva, desproporcionada e indiscriminada" por parte de Israel contra civiles palestinos y pedía máxima moderación a todas las partes.

Sin embargo, la resolución fue objeto de amplias negociaciones durante las últimas dos semanas y texto final había suavizado las demandas de la parte palestina. Mientras el borrador inicial solicitaba el establecimiento de una fuerza internacional, el votado finalmente se limitaba a pedir al secretario general de la ONU, António Guterres, recomendaciones sobre esa posibilidad.

Algunos de los países que lo apoyaron, como Francia, expresaron su deseo de que el texto hubiera señalado directamente a Hamás y condenado de forma más explícita el lanzamiento de proyectiles contra Israel. Sin embargo, París defendió que el Consejo de Seguridad no puede mantenerse en silencio ante la situación en Gaza, por lo que decidió respaldarlo.

Otras naciones, como Suecia o Perú, expresaron una postura similar y explicaron su decisión de no apoyar la alternativa estadounidense por considerar que no era equilibrada y que no se había sometido a negociación.

Murió una joven de 21 años durante el décimo viernes de la “Gran Marcha del Retorno”

Mientras la ONU se debatía resolución, una mujer palestina murió por disparos del Ejército israelí en las protestas del décimo viernes de las protestas de “La Gran Marcha del Retorno”, según informaron fuentes médicas palestinas.

La mujer, quien trabajaba con los servicios de emergencia médicos en Gaza fue identificada como Razan al Najar. Su muerte se produjo en el Este de Jan Yunis, al sur de la Franja de Gaza, durante los enfrentamientos contra tropas israelíes en los que otros cien palestinos resultaron heridos, según informó el portavoz del Ministerio de Sanidad palestino, Ashraf al Qedra.

Por otro lado, uno de los líderes del movimiento islamista palestino Hamás, Mahmud al Zahar, resultó intoxicado por inhalación de gas lacrimógeno.

Israel acusa a Hamás de usar las movilizaciones para tratar de romper la verja, infiltrarse en el país y cometer ataques.

"Las fuerzas del Ejército están respondiendo con métodos de dispersión de disturbios y operan de acuerdo a las reglas de combate", decía un comunicado que advertía que las tropas israelíes "están preparadas para seguir operando contra los intentos de dañar la infraestructura de seguridad".

Durante las protestas se prendió fuego a un vehículo militar y "se identificó a un sospechoso mientras cruzaba la valla de seguridad en el norte de Gaza y colocaba una granada que explotó cuando regresaba a la Franja", según señaló la nota, que destacaba que no hubo heridos de las tropas israelíes.

Con EFE

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.