Fernando Verdasco, un veterano que no se rinde

Anuncios

París (AFP)

"Mi sueño es ganar algún día un Grand Slam": Fernando Verdasco, que en noviembre cumplirá 35 años, sigue apuntando alto pese a que muchos creen que sus mejores días ya pasaron.

Por el momento, el viernes selló su pase a octavos de final de Roland Garros y será la séptima vez que juegue esa ronda, que las seis anteriores no pudo franquear, la última de ellas el año pasado contra el japonés Kei Nishikori.

No lo tendrá nada fácil, contra el serbio Novak Djokovic, exnúmero 1 mundial y actual 22º del ranking tras sus problemas físicos del último año.

Pero el tenista madrileño, que el viernes eliminó en apenas tres sets en la tercera ronda al quinto jugador de la ATP, el búlgaro Grigor Dimitrov, se siente capaz de eso y de mucho más.

"A mi carrera le queda conseguir algún título importante a título individual. La Copa Davis es importante, me encanta, pero ya tengo tres. Mi gran sueño es ganar un Grand Slam o un Masters 1000. Nunca he podido jugar la final de un Grand Slam. Puede que nunca lo consiga, pero en el tiempo que me quede quiero intentarlo al máximo", declaró tras su victoria sobre Dimitrov, sin miedo del duelo ante Djokovic.

Fernando Verdasco llegó a ser número 7 del mundo en 2009, el año en el que consiguió su mejor resultado en un Grand Slam, las semifinales del Abierto de Australia, donde protagonizó un épico y recordadísimo duelo ante Rafa Nadal, que se decidió en cinco vibrantes sets tras cinco horas y catorce minutos de batalla.

Ha ganado siete títulos individuales en el circuito ATP, la mayoría en la primera parte de su carrera. Desde 2010 sólo se llevó dos, en citas menores, Houston en 2014 y en Bucarest en 2016.

En citas del Grand Slam lleva cinco años sin alcanzar los cuartos de final y lleva también desde 2013 sin terminar el año dentro del 'Top 30' del mundo: es actualmente 35º.

Todo parece apuntar a que sus posibilidades de cumplir el gran sueño de ganar un Grand Slam está lejano y que su carrera va en lento declive hacia la retirada, pero él tiene un arma que espera aprovechar: la experiencia.

"He jugado muchos partidos en París. He jugado partidos ante rivales importantes aquí. Sé cómo ganar ese tipo de partidos", avisó.

- Personaje 'people' -

La vida de Verdasco ha cambiado mucho en los últimos años.

De ser junto a Nadal la gran estrella del tenis español pasó a una segunda línea en el plano deportivo, pero ahora suscita mucho interés de otro tipo de prensa, la de sociedad, por su relación y posterior matrimonio con Ana Boyer, hija de un exministro español ya fallecido e Isabel Preysler, primera esposa del cantante Julio Iglesias y actual pareja del premio Nobel de Literatura Mario Vargas Llosa.

Su boda tuvo lugar el pasado mes de diciembre en la isla caribeña de Mustique, en las Granadinas, y la pareja vive en Doha.

"Desde la boda, mi vida personal no ha cambiado mucho porque desde hace dos años ya convivíamos. Mi mujer viaja conmigo prácticamente a todos los torneos. Para un deportista es vital la estabilidad, así que la situación me ayuda a estar mejor emocionalmente", explicó el viernes en París.

Por su edad, es inevitable que esté pensando también en qué hacer el día de su retirada y planea seguir el ejemplo de Rafa Nadal e impulsar una Academia para formar nuevos talentos, puede que con su amigo Feliciano López, otro treinteañero de su generación.

Pero antes Verdasco quiere intentar aprovechar sus últimas oportunidades, empezando por su duelo del domingo ante Djokovic, donde sueña con romper, por fin, su 'maldición de los octavos' en París.