Saltar al contenido principal

Kabul y el ataque explosivo cerca a un punto de encuentros religiosos

 Un grupo de agentes de la policía de Afganistán durante los operativos de atención en la zona del atentado en Kabul, el 4 de junio de 2018.
Un grupo de agentes de la policía de Afganistán durante los operativos de atención en la zona del atentado en Kabul, el 4 de junio de 2018. Jawad Jalali / EFE

Una explosión en la capital afgana acabó con la vida de al menos ocho personas en cercanías a un lugar de encuentro de clérigos y líderes que denunciaban el conflicto.

Anuncios

Una explosión paralizó Kabul. Ocho personas murieron y nueve resultaron heridas luego de que un hombre cometiera un atentado suicida en cercanías a un punto en el que se celebraba un encuentro de religiosos y líderes en rechazo al conflicto.

El atentado fue ejecutado después que los religiosos firmaron una fatwa, una orden religiosa, contra atentados suicidas.

Sediq Ullah estuvo ahí, fue testigo del ataque y le contó a la agencia de noticias Reuters que, en cuanto escuchó el ensordecedor estallido, se tiró al suelo y, minutos después, vio "muchos cadáveres".

El hecho se registró a las 11:30, hora local, a poco más de medio kilómetro de la llamada Tienda Loya Jirga, una enorme carpa en la que, con frecuencia, se dan cita decenas de voceros sociales.

Tras el atentado registrado en Kabul el 4 de junio de 2018, un grupo de agentes de seguridad fueron desplegados en la zona.
Tras el atentado registrado en Kabul el 4 de junio de 2018, un grupo de agentes de seguridad fueron desplegados en la zona. Jawad Jalali / EFE

Hashmat Stanekzai, el portavoz de la policía de Kabul, le confirmó a la agencia EFE que el atacante, que se dirigió a pie hasta el lugar del atentado, murió inmediatamente junto a dos miembros de los cuerpos de seguridad afganos.

La reunión, que tenía lugar en la conocida carpa, tenía como objetivo acordar un pronunciamiento sobre el conflicto que aqueja al país y convocar a los talibanes para sumarse al proceso de paz que fue propuesto por el Gobierno. Momentos después del hecho, el portavoz de los talibanes, Zabihullah Mujahid, rechazó cualquier vínculo de la organización con el atentado.

En lo que va de 2018, la capital afgana ha sido blanco de ataques como el registrado en el mes de enero, en el que un grupo de talibanes activó una carga explosiva en una ambulancia junto al Ministerio de Interior y provocó la muerte de un centenar de ciudadanos. Pero no es el único, en mayo, otro hecho suicida contra un punto de registro de votantes dejó 69 víctimas.

Con EFE y Reuters

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.