Saltar al contenido principal

El conservador Janez Jansa, un veterano superviviente de la política eslovena

Anuncios

Liubliana (AFP)

Ni la cárcel, ni los escándalos, ni las derrotas electorales acabaron con él. A sus 59 años, el conservador Janez Jansa, ganador de las legislativas del domingo, es un héroe de la independencia eslovena y un veterano de la política acostumbrado a levantar cabeza.

Con un 25% de votos, su Partido Demócrata Esloveno (SDS) llegó claramente en cabeza de los comicios, pero Jansa deberá utilizar toda su experiencia para intentar reunir una mayoría que le permita formar su tercer gobierno en menos de 15 años, dado que su personalidad divide las opiniones en la escena política eslovena.

Diplomado de estudios militares por la Universidad de Liubliana, durante los anteriores comicios, en 2014, había hecho campaña desde su celda de la cárcel, donde cumplía una pena de dos años por corrupción.

Condenado por haber cobrado sobornos en el marco de un contrato militar con la empresa finlandesa Patria durante su primer mandato (2004-2008) logró sin embargo que la Corte Constitucional anulase esta sentencia a finales de 2014.

Este político, que siempre calificó de "farsa" las acusaciones contra él, escapó a un nuevo juicio debido a la prescripción de los hechos y ya de paso exigió al Estado una indemnización de 900.000 euros en un procedimiento que sigue abierto.

Este aplomo ha caracterizado siempre la trayectoria de un hombre de carácter sombrío, más dado a la confrontación que a la conciliación, pero que goza de una base electoral garantizada en este pequeño país de dos millones de habitantes.

Jansa no tenía aún 30 años cuando se dio a conocer en la entonces república yugoslava: con otros tres jóvenes opositores, en 1988 fue objeto de un juicio muy sonado por haber criticado a un ejército dominado por los serbios. Los "Cuatro" fueron finalmente liberados bajo la presión de masivas manifestaciones.

- 'Príncipe de la tinieblas' -

Nombrado ministro de Defensa en 1990 en el primer gobierno esloveno elegido democráticamente, puso en práctica una táctica de guerrilla que logró la retirada de las tropas yugoslavas al término de la breve guerra que siguió a la proclamación de independencia de Eslovenia en 1991.

Obligado a dimitir en 1994, preparó cuidadosamente su retorno y ganó las elecciones de 2004, en el momento en que el país entraba en la Unión Europea. Después, llevó a cabo la integración en la zona euro en 2007.

Derrotado en 2008 en el contexto del escándalo Patria y el principio de la crisis económica, logró volver al poder en 2012 formando una coalición pese a un mal resultado en las legislativas.

Sin embargo tuvo que dimitir un año después bajo la presión popular tras la condena por corrupción.

Para su enésimo retorno, Jansa se acercó al dirigente nacionalconservador húngaro Viktor Orban, un exdisidente como él, y siguiendo su modelo endureció el discurso de su partido, anteriormente considerado de centroderecha.

Según los politólogos, este giro con tonos nacionalistas viniendo de un político ya de por sí controvertido -un expresidente no había dudado en calificarlo de "príncipe de las tinieblas"- no facilitará la formación de una coalición de gobierno, ya que casi la totalidad de los otros partidos excluyeron aliarse con él.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.