Informe culpa al revestimiento de incendio en la Torre Grenfell de Londres

Anuncios

Londres (AFP)

El revestimiento del edificio de viviendas sociales Grenfell Tower de Londres no había sido nunca sometido a pruebas antincendios y no respetaba las normas de construcción, según un informe del incendio que dejó 72 muertos en junio de 2017 conocido este lunes.

La comisión pública que investiga el incendio en el edificio de viviendas sociales Grenfell Tower de Londres entró de lleno este lunes a examinar las causas del fuego tras un primer mes dedicado a otros aspectos.

El revestimiento y otros fallos del edificio hicieron que la consigna que dieron los bomberos a los vecinos de quedarse en casa, y que se mantuvo dos horas, acabara siendo contraproducente, afirmó la autora del informe, la ingeniera contra incendios Barbara Lane.

Lane culpó al material del revestimiento de causar "numerosos incendios internos" y una cantidad enorme de humo en el edificio de 24 plantas.

"Concluyo que el sistema entero no podía resistir adecuadamente la propagación del incendio", escribió Lane, que estimó que había que haber dado la orden de evacuar el edificio muy temprano, aunque admitió que la orden "no era fácil de dar".

En las próximas audiencias se estudiarán cinco nuevos informes de expertos detallando cómo empezó el fuego, por qué se extendió tan rápidamente y la eficiencia de las medidas contra incendios del edificio de 24 plantas ubicado en el rico barrio de Kensington.

También se dará lectura a un informe de la empresa Harley Facades, que fue la que instaló el revestimiento exterior que, se sospecha, contribuyó a la rápida propagación del fuego.

El incendio del 14 de junio de 2017 empezó en una nevera defectuosa y devastó en unas horas el rascacielos.

Grenfell United, la organización que reúne a los familiares de las víctimas y a los supervivientes, estimó que este lunes "empieza el largo camino hacia la justicia" para los afectados.

"Resultará difícil ver a algunas organizaciones defender sus acciones", añadieron, en un comunicado.

"Pero confiamos en que, a medida que vayan surgiendo las evidencias en los próximos meses, la investigación revelará la verdad sobre cómo trataron a nuestra comunidad antes, durante y después del incendio", prosigue.

La investigación entra así en el corazón de los hechos tras un primer mes de audiencias, en los que las familias de las víctimas pudieron rendirles homenaje.