Compra Monsanto

Bayer AG desechará el nombre de Monsanto tras la fusión de los dos gigantes

La empresa alemana Bayer oficializará la compra de Monsanto el próximo 7 de junio. Foto de archivo.
La empresa alemana Bayer oficializará la compra de Monsanto el próximo 7 de junio. Foto de archivo. Marco Bello / Reuters

La empresa química y farmacéutica alemana, Bayer, anunció que no mantendrá el nombre de la controvertida compañía estadounidense, Monsanto, tras la compra del fabricante por 63.000 millones de dólares.

Anuncios

En el pasado mes de abril, el grupo Bayer anunció la compra del fabricante estadounidense de transgénicos Monsanto. Este lunes 4 de junio, el grupo farmacéutico informó que con la compra, que será oficializada el 7 de junio, el nombre de Monsanto.

Para los ecologistas, esta decisión es una manera de esconder la mala fama de Monsanto. “Es entendible que Bayer evite comprar la imagen negativa con todos los miles de millones que invirtió en la compañía”, afirmó el activista de Greenpeace, Dirk Zimmermann.

De hecho, la compañía Monsanto ha sido objeto de muchos procesos judiciales desde su creación en 1901: el escándalo del agente naranja durante la guerra de Vietnam; mentiras con respeto a la supuesta biodegradabilidad del insecticida Roundup en 1996; el monopolio de las semillas; polémicas sobre los organismos genéticamente modificados y más recientemente la petición para prohibir el glifosato en la Unión Europea. Una serie de controversias que contribuyeron a perjudicar la reputación de Monsanto.

Aunque Bayer ya es dueña de varias empresas e industrias como Schiff, Algeta o Merck and Co, la inversión de la empresa alemana en Monsanto es un hecho histórico: se estima que pagó al menos 63.000 millones de dólares, la compra más importante de la historia del grupo.

Además, la nueva compra hará crecer el número de empleados del grupo. Se prevé que unas 115.000 personas van a trabajar para Bayer. "La adquisición de Monsanto es un hito estratégico para fortalecer nuestra cartera de negocios, de salud y alimentación", dijo el Director Ejecutivo de Bayer, Werner Baumann.

"Una fusión del infierno”

Bayer tampoco está excenta de escándalos. Acusada de haber participado en el Holocausto durante la segunda guerra mundial, Bayer hizo experimentos con judíos, siendo más tarde juzgada por crímenes de guerra durante de los juicios de Nuremberg.

Varios años después, la empresa alemana estuvo implicada en escándalos sanitarios y ecológicos, como la crisis del aceite adulterado en España en los años 80 y en la comercialización de pastillas anticonceptivas peligrosas. Más recientemente, apicultores franceses acusaron a la empresa de crear el insecticida “gaucho” utilizado en los campos de colza y girasol en Francia y que perjudicó a las abejas.

Según un informe de 2016 de la Universidad de Massachusetts, Bayer AG es considerada como una de las 100 empresas más contaminantes en Estados Unidos.

El anuncio de la desaparición del nombre de Monsanto reavivó la ira de los ecologistas, que tienen miedo del futuro de las políticas sobre los organismos genéticamente modificados en Europa.

“No podemos dejar que grandes compañías controlen nuestro sistema alimentario”, afirmó Christian Rollman, miembro de la coalición “We are fed up”, (“Estamos hartos”) que lucha contra la producción industrial y está a favor de la producción agrícola sostenible.

El Director Ejecutivo de Bayer, Werner Baumann, contestó que el nombre de la compañía es y seguirá siendo Bayer: “Pronto, Monsanto no será más un nombre de compañía”.

La red internacional de organizaciones medioambientales, Amigos de la Tierra, envió una carta a la Comisión Europea y especialmente a la comisaria europea de Competencia, Margrethe Vestager, para bloquear esta “fusión del infierno”.

Sin embargo, después de haber hecho ventas por casi 90.000 millones de dólares a BASF, la empresa de químicos más grande del mundo, y después de haber dejado de invertir en sus tratamientos para semillas vegetales, el grupo Bayer obtuvo todas las autorizaciones necesarias para la compra de Monsanto.

Con EFE, AP y Reuters

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24